El Concello de Poio destinará parte del Remante de Tesorería correspondiente a la liquidación de los presupuestos del 2020 para la adquisición de más de mil composteros individuales. Así lo explicó la teniente alcalde, Chelo Besada, que señaló que la cuantía ascenderá a los 100.000 aueors. “Entendemos que esta es la línea a seguir para continuar fomentando el compost entre los vecinos, dados los grandes beneficios que se pueden obtener gracias al proceso desde el punto de vista medioambiental y económico”, afirmó la edil de Obras y Servicios Municipales.

El objetivo que se marca la socialista es reducir la cantidad de residuos orgánicos que se producen en más de 2.000 viviendas del municipio. “Contamos con informes técnicos que constatan que, mediante los composteros, estamos en disposición de reducir más de 500 las toneladas de basura que se generan anualmente, lo que redundaría en el recibo de Sogama”, puntualizó Besada.

Además, la edil mostró su satisfación por la acogida que está teniendo el Centro de Compostaxe de Ferreirós, así como por la demanda de compost que recibe el Concello entre los vecinos.