Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Constenla | Jefe del servicio de Oncología del CHOP

“Recibimos pacientes que tenían síntomas y no fueron atendidos en Primaria”

“La atención telefónica puede funcionar en ocasiones puntuales, en otras es un disparate”

Manuel Constenla, jefe de Oncología del Complejo Hospitalario de Pontevedra.

Manuel Constenla, jefe de Oncología del Complejo Hospitalario de Pontevedra.

Los retrasos en la atención y las cancelaciones ligadas al Covid también se han hecho sentir entre los pacientes oncológicos. En vísperas del Día Mundial contra el Cáncer, el jefe del servicio del Complejo Hospitalario de Pontevedra (CHOP) es uno de los que confirma la sospecha sobre los diagnósticos tardíos de la que alertó hace meses el congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica.

–¿Cómo ha sido 2020 en su servicio?

–Desde la perspectiva de lo que se puede ofrecer a los pacientes ha habido innovaciones importantes, sobre todo en tratamientos oncohematológicos. Y en realidad lo que es la actividad oncológica se ha mantenido en líneas generales prácticamente al 100% en cuanto a tratamientos. Quizás ha habido alguna limitación más en el acceso de pacientes desde Atención Primaria, retrasos en llegar al sitio adecuado y también en algún momento en algunos centros algún retraso de actividad quirúrgica o prueba diagnóstica. En nuestro caso y que seamos conscientes no ha sido de forma significativa.

–¿Constatan un descenso en la detección de nuevos casos o en general algún efecto ligado a la parálisis de la Atención Primaria?

–Sí, tenemos algunos casos de pacientes que tenían síntomas, no fueron atendidos en Atención Primaria y se retrasó. Algunos de ellos lo resolvieron yendo a circuitos alternativos de la medicina privada y otros han llegado más tarde. No son demasiados pero sí existen, ciertamente. Básicamente pasa porque, claro, los pacientes no se pueden atender por teléfono, cuando alguien se siente enfermo no. Se ha fomentado un tema de atención telefónica etc que puede servir en algunas ocasiones puntuales pero en otras es un disparate.

–¿Temen que se produzca un repunte de casos?

–Es que básicamente lo que no se puede hacer es abandonar a la población en Atención Primaria, que no sea atendida y no venga al sitio adecuado, aquí. Realmente hasta ahora se ha podido mantener la actividad diagnóstica y terapéutica, la nuestra sin problemas y algunas operaciones quirúrgicas, sobre todo en estos días que están muy saturados, en algunos hospitales sí se están aplazando, aunque evidentemente depende del caso. Pero, todo depende de la duración y de la evolución de la situación.

–¿Cómo analiza el escenario que vivimos? ¿Qué opina por ejemplo de la polémica que rodea a las vacunas del Covid?

–En esa polémica hay varios frentes. Primero, las vacunas son una innovación importante, sobre todo las dos de ellas que utilizan una tecnología muy innovadora de ARN mensajero, con sus limitaciones logísticas por el frío etc. Pero el problema lo veo en la industria farmacéutica, en la capacidad de suministro y en que, claro, se está viendo que hay países con más facilidad de compra o con más agilidad, y que los contratos no son trasparentes. Soy de los que opino que cuando hay una innovación de este tipo, la Ley de Patentes de la Organización Mundial de Comercio, que viene de principios de los años 80, no debería ser aplicable. Del mismo modo que no se pueden patentar alimentos o no se pueden patentar genes (que fue otro debate en su día) evidentemente entiendo que no se debe aplicar. Hay en estos momentos un movimiento liderado por India y Sudáfrica queriendo conseguir esto frente a la Organización Mundial de Comercio, frente al que se oponen Europa y Estados Unidos. Ciertamente creo que alguien tendrá que romper la baraja: la industria farmacéutica no puede seguir con unos beneficios inauditos. No hay ningún sector legal en el mundo que tenga beneficios de dos dígitos como tiene ella, y no olvidemos que es una necesidad mundial.

–Si el papel de la industria es decisivo en las vacunas no lo es menos en la investigación del cáncer

–También, pasa algo parecido. Ciertamente la investigación hoy en día ha caído toda en manos de las farmacéuticas. Dependemos de ellos absolutamente para todo y eso, claro, supone grandes limitaciones en los precios o la disponibilidad. O también a veces el enseñarnos la botella medio llena cuando está medio vacía y seguramente algunos medicamentos que se aprueban después no ofrecen el resultado que se esperaba.

–Le he oído que la industria farmacéutica tiene mala fama, con razón

–(risas) Bueno, cada uno que saque sus conclusiones sobre ella pero desgraciadamente hay una necesidad mundial apremiante, la gente se muere sin oxígeno por todo el planeta, y estar regateando con las vacunas, que si unos las pagan a 5 dólares y otros a 2, o que si el precio es secreto etc… Bueno, es incomprensible, hay otros que ni pueden aspirar a jugar en la liga de pagar nada y creo que el tema de la Organización Mundial del Comercio y las patentes (que, insisto, no es una cosa de toda la vida sino que viene de los 80) debería revisarse.

Los casos de cáncer se duplicaron en los últimos 20 años: en 2020 fueron 1.200 los nuevos diagnósticos

Durante el pasado año el servicio de Oncología que encabeza Manuel Constenla atendió a 1.200 pacientes nuevos. Se trata exactamente del doble de diagnósticos que los registrados en el año 2000, cuando se contabilizaban 600 usuarios en esta unidad. La principal razón del incremento de diagnósticos a la que apunta el especialista es que cada vez se derivan más pacientes desde Atención Primaria a este servicio. En paralelo, los tumores cada vez se detectan de modo más temprano y también se han ampliado significativamente las posibilidades de tratarlos. Lo que se mantiene más o menos estable es el reparto de incidencia. La gran mayoría de los casos, alrededor de un 80% de los nuevos diagnósticos, son tumores de mama, colorrectales y de pulmón. En una población global de 310.000 pacientes del área sanitaria, el servicio de Oncología del CHOP realiza “una media de 70 tratamientos diarios en joranda de mañana y tarde”, señala el oncólogo, “y se han ampliado los tratamientos al hospital de O Salnés”. La mejora de las técnicas diagnósticas, los tratamientos más específicos, un mejor conocimiento de la influencia del cáncer en cada paciente y también una mayor concienciación de la población sobre la importancia de la prevención. Son algunas de las noticias esperanzadoras a las que apuntan los especialistas coincidiendo con el Día Mundial de la lucha contra el Cáncer, que se celebrará el próximo día 4. Por lo que respecta al pronóstico de estos pacientes, Manuel Constenla indica que “hay de todo, hay personas que se curan, otras en las que se queda como una enfermedad crónica y otras, desgraciadamente, que tienen poca solución. El cáncer es muy heterogéneo y depende del tipo que sea, y después también del inviduo, pero sobre todo del tipo, no es lo mismo la progresión de unos que de otros”.

Compartir el artículo

stats