Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ideas para el futuro del pequeño comercio

Un curso del Concello y AJE busca ayudar a los negocios locales y autónomos a sobrevivir en la postpandemia | Algunas claves: conocer al cliente, controlar finanzas, resistencia a la incertidumbre...

El contacto con el cliente y la personalización son, según los expertos, las grandes bazas del comercio local.

El contacto con el cliente y la personalización son, según los expertos, las grandes bazas del comercio local. Gustavo Santos

“El futuro del pequeño comercio es complicado, pero eso no quiere decir que vaya a desaparecer”. Lo afirma un experto, Javier Varela, consultor de marketing, estrategia y comunicación que este mes imparte el curso organizado por la plataforma #Pontelovers y la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Pontevedra, un monográfico destinado a emprendedores, pequeños empresarios y profesionales, a los que aconseja sobre programación del negocio.

El mundo ha cambiado, también para el pequeño comercio. “Ha cambiado todo”, recuerda el consultor, “los clientes han cambiado, las formas en las que compramos, las costumbres, las circunstancias, etc. ha cambiado también y el pequeño comercio debe ir con la corriente y adaptarse a este nuevo escenario”.

En él destaca la eclosión del comercio on line, que ha supuesto un terremoto en el comercio minorista. Javier Varela indica en este punto que en realidad la pandemia lo que ha hecho “es acelerar un proceso que ya estaba en marcha, pero que ha dado pasos de gigante. Es una de las cosas en las que el comercio tradicional debe adaptarse, pero hay muchas más”.

Insiste en que el comercio online “por sí solo, no va a solucionarlo todo, de hecho que tengas una tienda online no quiere decir que vayas a vender más. Pienso que lo que no debemos perder es el contacto con el cliente y la personalización, que ahí es donde el comercio tradicional se hace fuerte”.

Aún en un escenario de gran incertidumbre, Javier Varela opina que es posible emprender. “Sí, se puede”, afirma con rotundidad, hasta el punto de que está convencido de que “siempre es buen momento para emprender y éste podría ser, incluso, uno de los más apropiados, debido a la necesidad y las circunstancias del mercado de trabajo, cambios en la demanda, nuevas oportunidades y modelos de negocio, etc”.

De hecho, los datos del Observatorio del Emprendimiento de España reflejan, recuerda, que “muchas personas emprendedoras, siguen viendo oportunidades para crear empresas”. Con todo, el consultor reconoce que no es un empeño para todos.

“Te diría que hay que ser valiente o algo osado para emprender en este país en el que más que facilidades, hay una gran cantidad de trabas burocráticas”, lamenta desde la experiencia de 18 años como autónomo.

Para empezar, Varela recuerda que “aunque el emprendimiento es actualmente un término absolutamente de moda y parece que emprender es eso que nos va a salvar de todos los males, hay que tener en cuenta que no siempre es sinónimo de estabilidad laboral o económica”.

No es que el éxito no esté asegurado, es que según las estadísticas más del 50% de las jóvenes empresas no sobreviven a los 5 primeros años. ¿Los motivos? Javier Varela indica que “son diversos”, por lo que “conocer los factores que influyen en esta realidad es una de las condiciones necesarias para tener en cuenta a la hora de poner en marcha una iniciativa emprendedora”.

De esos factores tan dispares, que pueden influir en el éxito o fracaso de un negocio, como mínimo Javier Varela recomienda tener en mente “que siempre hay que vender, enfocarse, tener la mente abierta, controlar bien las finanzas; pero sobre todo, siempre, pensar que sin clientes, no hay negocio y pensar antes de emprender cómo tenemos que hacer para conseguir clientes, cuánto debemos invertir para eso, y cuántos clientes y/o ventas necesitamos para que cada mes cubramos por lo menos los costes de emprender”.

Entre los errores que observa entre los emprendedores, que “a veces nos centramos más en nosotros que en el mercado al que nos tenemos que dirigir”.

Paciencia y equilibrio

Explica a los autónomos que, sobre todo, les hará falta “paciencia, constancia y equilibrio porque vives en una incertidumbre constante que hace que emprender sea apasionante y vertiginoso a la vez”.

No existe una fórmula mágica y cada empresa es diferente, pero Javier Varela señala a algunos requisitos comunes que al menos deberían tener la mayoría de proyectos de emprendimiento. Para empezar, “tener claros los objetivos con los que comenzamos una nueva empresa, conocer bien la actividad y el mercado al que nos dirigimos”. Otros consejos: “no entrar en un negocio pensando en buscar inversores desde el primer día, que lo que emprendamos tenga un modelo de negocio claro que vaya más allá del papel: una idea, más amigos, más algo de dinero no es necesariamente un negocio, es una idea, amigos y dinero”.

El consultor insiste en la decisiva importancia de “enfocarse en un mercado, conocer a quién te vas a dirigir, tener claro cuáles serán tus fuentes de ingresos y de costes, y varios factores más que hay que al menos pensar, antes de lanzarse”.

Todo esto, “sin que sean factores de éxito seguro” advierte, “porque luego las circunstancias del mercado, no podemos controlarlas y existen muchos que pueden hacer que tengamos un gran éxito o menos, y tengamos que replegar”.

Prefiere hablar de “replegar” y reconoce que “no me gusta hablar de fracaso”, como tampoco del azar. Señala a este respecto que “en una actividad que sea un sustento de vida, nunca nada debería ser una cuestión de suerte. A pesar, de esto, la buena suerte existe y a veces nos ayuda, pero en marketing existen factores que se deben trabajar”.

¿Qué debe trabajarse especialmente? El consultor apunta a “aquellos relacionados con el producto o servicios que vendemos, el precio que al que lo vendemos, la forma o canales en que lo vendemos, cómo haremos para que nos conozcan los clientes, conocer bien a los clientes a los que queremos llegar, etc”.

Finalmente, concluye que no existen fórmulas para garantizar el resultado, pero sí “pasos que hacen que nos orientemos al mercado de una forma u otra y eso hace que de alguna forma, sea más sencillo alcanzar los resultados que nos planteemos con nuestro negocio”.

ple hecho de estar, vas a tener una comunidad de seguidores o que con un simple clic llegarás a muchos clientes, porque es algo más complejo y a medida que las redes se profesionalizan, más complejo todavía”.

Otro aspecto que se aborda en el monográfico que imparte Javier Varela (que continuará hoy a partir de las 16.30 horas con una nueva charla a través de Zoom) es la sostenibilidad. Javier Varela destaca en este punto que al final, el objetivo de la sostenibilidad es que ser eco, bioclimático, ético, renovable, justo, slow, etc. sea lo normal, y lo diferente sea no serlo”.

Insiste en que “todo lo relacionado con aplicar criterios de sostenibilidad en nuestras empresas de alguna forma está en nuestras manos, porque al final somos los clientes, los consumidores, y en definitiva las personas, las que hacemos que las cosas sean de una forma o de otra”.

“Ni la tienda ‘online’ ni las redes sociales son la panacea”

Al igual que en el caso del comercio on line, Javier Varela que las redes sociales tampoco son la única clave. “no son más que un canal con el que comunicarnos e interactuar con nuestra audiencia o nuestros clientes”, destaca Javier Varela,. Incide en que estos nuevos sistemas de comunicación social “sin duda, son una gran herramienta porque ha permitido que pequeñas empresas, emprendedores o profesionales, puedan comunicarse con sus clientes de forma directa, pero debemos tener en cuenta que no son la panacea y que al final en muchos casos depende del presupuesto que tengas porque sin presupuesto no hay alcance (no llegas a la gente) y estamos en manos de los algoritmos de las grandes plataformas como Facebook, Instagram, etc”. Insiste en todo caso el c onsultor que “no cabe duda que hay que estar en las redes sociales, pero que nadie se piense por el simple hecho de estar, vas a tener una comunidad de seguidores o que con un simple clic llegarás a muchos clientes, porque es algo más complejo y a medida que las redes se profesionalizan, más complejo todavía”.

Otro aspecto que se aborda en el monográfico que imparte Javier Varela (que continuará hoy a partir de las 16.30 horas con una nueva charla a través de Zoom) es la sostenibilidad. Javier Varela destaca en este punto que al final, el objetivo de la sostenibilidad es que ser eco, bioclimático, ético, renovable, justo, slow, etc. sea lo normal, y lo diferente sea no serlo”.

Insiste en que “todo lo relacionado con aplicar criterios de sostenibilidad en nuestras empresas de alguna forma está en nuestras manos, porque al final somos los clientes, los consumidores, y en definitiva las personas, las que hacemos que las cosas sean de una forma o de otra”.

Compartir el artículo

stats