Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Brilat, a un ritmo de 3.500 rastreos por día

Los militares cumplen una semana realizando seguimiento a contactos estrechos de positivos por Covid-19. Están ya activados un total de 60 efectivos

Los rastreadores militares de la Brilat trabajando en la base General Morillo.

Los rastreadores militares de la Brilat trabajando en la base General Morillo. // Rafa Vázquez

Los militares de la Brilat cumplieron ayer una semana realizando labores de rastreo básico de contactos estrechos de coronavirus de 9 a 22 horas, los 7 días de la semana de forma ininterrumpida. Y el dispositivo diseñado para desarrollar esta labor, bautizado como "Operación Baluarte", parece que está tomando velocidad de crucero y superando incluso las expectativas iniciales.

Fuentes de la base General Morillo indicaron ayer que actualmente, los militares de la Brilat están realizando unas 3.500 llamadas diarias a contactos estrechos de personas que han sido diagnosticadas como positivas por Covid-19. Una cifra que puede aumentar incluso en función de las necesidades que les traslade la Xunta de Galicia. A esta cifra habría que sumar las llamadas que realizan los dos equipos de la Armada que desarrollan esta misma labor desde las instalaciones del Arsenal de Ferrol y de la Escuela Naval Militar de Marín.

Actualmente, solo en lo que respecta a la Brigada Galicia VII (habría que sumar los equipos de la Armada) hay un total de 60 militares activados para poder desarrollar los dos turnos de mañana y tarde que trabajan cada día y el del fin de semana. Son equipos de 20, 20 y 20 militares, que están mañana, tarde y sábados y domingos. En total, son 20 rastreadores trabajando en todo momento de forma simultánea. Cabe recordar que la Brilat puede aportar hasta 135 de los 180 rastreadores militares que trabajan en Galicia.

Según explican desde la Base General Morillo, además, los resultados de este seguimiento está siendo muy satisfactorio. En un 80% de las llamadas se logra contactar con la persona bajo seguimiento y tan solo un 20% o no responden al teléfono o da apagado o error, según la información aportada por el Sergas.

Por el momento, los rastreadores militares desplegados en Galicia están realizando labores de lo que definen como "rastreo básico", es decir, seguimiento a personas ya contactadas previamente por el Sergas, a las que todavía no se les ha realizado prueba PCR pero que sí han estado en contacto con positivo. Su labor es saber si desarrollan síntomas o si cumplen las indicaciones de aislamiento que se les han ordenado.

"Por el momento no nos han pedido todavía labores de rastreo más complejas"

Según explican desde la base General Morillo de Figueirido, la Xunta -por el momento- mantiene el encargo de realizar labores de rastreo básico. Es decir, por ahora los militares no han tenido que realizar funciones de localización de posibles positivos, sino que se limitan a realizar seguimientos de los contactos estrechos que les va facilitando el Sergas.

Con todo, explican que están preparados para realizar este tipo de rastreos si, por ejemplo, la situación se descontrola con algún brote virulento en algún punto de la comunidad gallega. Pese a situaciones como la de Ourense, por ahora esta función no ha sido activada.

Y es que la Brilat ya tiene experiencia en esta labor de rastreo puesto que la llevaron a cabo antes y después del Estado de Alarma a nivel interno para detectar posibles contagios en sus filas y evitar brotes numerosos. De hecho, por el momento insisten en que han logrado limitar el número de contagios entre sus propias filas.

Compartir el artículo

stats