Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las viviendas turísticas intensifican su demanda y alcanzan el 60% de ocupación

Casa unifamiliar, con jardín y piscina, es la estancia más reclamada - Agosto augura buenas cifras, pero cualquier cambio en la situación sanitaria afecta a las cancelaciones

Turistas en el casco histórico de Combarro.

Turistas en el casco histórico de Combarro. // Rafa Vázquez

El sector turístico enfrenta los últimos días del mes de julio con esperanza después de las buenas sensaciones que ha dejado la primera quincena. Y es que este verano atípico ha impulsado más si cabe otras formas de pernoctar, entre ellas las viviendas turísticas, que han notado un incremento en un perfil de cliente nuevo. La Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia, Aviturga, estima que la ocupación en los primeros 15 días de julio alcanzó de media el 60%. Una buena cifra teniendo en cuenta las circunstancias. La presidenta de Aviturga, Dulcinea Aguín, recuerda que "la primera semana de julio estaba muy próxima a la desescalada", lo que afectó a las reservas.

Las estancias han ido de menos a mal y todo indica que esta segunda quincena terminará con un balance más positivo. Como el resto de sector, se está trabajando con reservas de última hora e incluso sobre la fecha.

La demanda mayoritaria en este verano atípico está clara: viviendas unifamiliares con jardín y piscina. Además los visitantes prefieren pasar estancias más largas en zonas más tranquilas como el interior, mientras los sitios más turísticos acumulan estancias más cortas. Los visitantes llegan de toda Galicia así como alrededores: Asturias, Castilla y León o Cantabria.

Hacia el interior

Las ciudades están acusando más la huella de la Covid-19, dado que se suelen nutrir también del turismo internacional, mientras que las zonas de interior tienen especialmente buena acogida este año. Sanxenxo sigue siendo la joya de la corona, liderando la ocupación, y es que además tiene mayor número de viviendas que otras localidades.

Aguín especifica que "la vivienda está teniendo muy buena acogida en general, aún más las independientes que tienen espacios al aire libre, este año tienen especial demanda. Notamos que la gente escoge este alojamiento en lugar de otro, visitantes que usan otras figuras alojativas y en esta ocasión se han inclinado más por las viviendas y así lo hacen saber".

De cara a agosto las expectativas son buenas, "es un mes que siempre ha tenido mayor ocupación que julio, pero no queremos hablar de previsión", recuerda Aguín. "La demanda está y las reservas también, pero hay que ser prudentes porque las cosas cambian de un día para otro", explica. Y es que la presidenta de Aviturga indica que cualquier noticia afecta a las reservas o cancelaciones y el miedo a los rebrotes está muy latente, por lo que prefieren no hacer previsiones. Aún así se muestran satisfechos ya que no sabían qué podían esperar de este verano.

Por su parte septiembre, tiene buena ocupación, por el momento. "Se ve que la gente quiere alargar más el verano y buscar épocas con menos visitantes. Vemos hay una necesidad de desconectar, salir y tomar aire como un modo de cura", señala Aguín.

Además Aviturga ha experimentado un aumento de la oferta de viviendas turísticas en toda Galicia y es que cada vez más personas eligen decantarse por este sector. A parte de la mayor demanda con respecto a otras opciones de hospedaje, Aguín recuerda que hay que tener en cuenta que la asociación lanzó una campaña de legalización del sector en colaboración con la Axencia Galega de Turismo y la Consellería. Con todo ello la comunidad ahora cuando con unas 11.000 viviendas turísticas, mil más que en 2019.

Compartir el artículo

stats