El turismo se apunta al “chunda chunda” festivo y llena hoteles y restaurantes

“Tenemos reservas desde hace meses”, afirman hosteleros de Xinzo y Verín

El Entroido atrae estos días a clientes de toda España y de Portugal “que se integran en la fiesta”

Cocinas abiertas hasta la madrugada ante la alta demanda en restauración

Comidas de Entroido a las cinco de la tarde, ayer, en Atarazana, en el casco viejo.

Comidas de Entroido a las cinco de la tarde, ayer, en Atarazana, en el casco viejo. / FERNANDO CASANOVA

M.J.A.

“Vienen con los disfraces en la maleta y salen del hotel en familia o pandilla, disfrazados ya para disfrutar del Entroido de Ourense. Es maravilloso”, apunta Naomi desde Hotel Princess de Ourense, uno de los que registró el cartel de completo este fin de semana.

No es un hecho aislado. El Entroido ha llenado los hoteles de la ciudad y la provincia, ha generado auténticas colas en la hostelería, con dificultad para comer o tomarse un simple aperitivo en los locales ubicados en los itinerarios de la fiesta y en los alrededores, y ha roto las previsiones de venta de la pastelerías, en las que las 'orellas' de Carnaval, postre estrella, no daban abasto. Solo el Concello les ha encargado 14.000 unidades para repartir gratis entre el público.

Pastelería San Miguel, una de los locales que vende cientos de “orellas” de Entroido estos días. |   // F.C.

'Orellas' de Entroido en una pastelería de Ourense. / Fernando Casanova

Ningún lugar de la provincia es ajeno a este éxito, que atrae cada día a más visitantes de toda España y Portugal “que llegan ya pidiéndonos incluso folletos o información para conocer otros entroidos de la provincia y del desfile de Ourense”, indica Paula, de Hotel NH de Ourense.

En Hotel Altiana reconocen que han sido también días de lleno con gente que llega “de Madrid, de Zamora... Se nota que muchos vienen en AVE y tenemos lleno, es cierto que nos viene gente de toda España y de Portugal; desde parejas a gente de mediana edad y casi todos vienen para disfrutar de esta fiesta”, explica Roberto.

En Xinzo y Verín saben lo que es tener habitaciones de hotel y mesas de restaurante reservadas desde meses atrás incluso. “Nos las piden con antelación y es gente que viene sobre todo de Lugo, Pontevedra y Madrid”, explica Belén, del hotel A Morada do Cigarrón, en Verín. Es gente que viene “a vivir la fiestas como uno más”, afirma. Reconoce que incluso en ocasiones hay turismo que para en hoteles del norte de Portugal, al no haber plazas en Verín durante el Entroido.

“Servimos menús hasta la una de la madrugada; no podías cerrar la cocina”

Muchos restaurantes tomaron vacaciones una semana antes del Entroido para coger fuerzas, sobre todo los de la zona histórica y circuito de “marcha” en la ciudad, a sabiendas de que estos serían días intensos. En algunos restaurantes las cocinas siguen echando humo pasadas las doce de la noche y más. Se acabó el “a las once cierra cocina”. José Antonio González, de Atarazana, en la “zona cero” de la de zona de vinos y del Entroido, afirma que “no recuerdo algo así. Llegó tanta gente que la demanda era muy superior la oferta de restaurantes, y servimos comidas hasta la una de la madrugada, y a mediodía seguíamos sirviendo menús a las cinco de la tarde”.

Una vez rematado el desfile de ayer, en locales como San Miguel volvieron a recibir el aluvión y estos días las ventas se cuentan por miles, afirman. Es el hambre que no cesa. “Acabó el desfile de ayer y el público ha llegado de nuevo a para pedir comida. Esto es increíble”, indicaba ayer domingo un hostelero.

Los kilos de basura y restos de cristales y botellas que recogían a primera hora de la mañana los efectivos de limpieza del Concello –hasta nueve de forma simultánea recogiendo basura en el casco viejo– da cuenta de unas jornadas de masiva afluencia. Los hosteleros también sitúan Madrid y Portugal y resto de Galicia como el lugar de procedencia de la mayoría de los turistas.