Los usuarios de tren recurrentes se preguntan: ¿gratuidad o reducción del precio en 2024?

La prórroga de las medidas anticrisis llega a su final el próximo 1 de enero y a partir de ahí se abre un horizonte con “incertezas”

Un tren de media distancia, saliendo de la estación ourensana. |   // I. OSORIO

Un tren de media distancia, saliendo de la estación ourensana. | // I. OSORIO / A.G.T.

¿Qué le piden a la Navidad los usuarios recurrentes del transporte urbano? Concreciones. Ese es el mensaje que quieren transmitir las dos plataformas de usuarios de ferrocarril en Galicia, Media Distancia y Perder O Tren, con la llegada a su fin de la prórroga del decreto-ley que impulsaba las medidas anticrisis propiciadas por la inflación y la invasión de Ucrania.

En aquel decreto se rebajaban un 20% las ayudas en el transporte por carretera (que las comunidades podían incrementar en hasta un 30% más) y también se bonificaban gratuitamente los desplazamientos de Cercanía, de Media Distancia, los servicios Avant y algunos AVE entre dos ciudades con hasta el 50% de reducción.

En pleno de mes de diciembre y con la presumible prórroga de los presupuestos, así como la consecución de los acuerdos de investidura del nuevo gobierno, los recurrentes piden aclarar el panorama, ya que “en principio” se prorrogaría la gratuidad de los abonos durante el primer trimestre, según los socios de la investidura de Sánchez.

Sin embargo, no hay constancia de que así sea. Y de no ser así, una de sus reivindicaciones ha sido siempre el precio de los abonos recurrentes de antes, donde una persona normal que viaje por ejemplo de A Coruña a Vigo tenía que gastarse 400 euros y una que viajase de A Coruña a Ourense o viceversa, un poco más. Las plataformas comentan que “queremos saber qué pasará con las bonificaciones o reducciones porque muchos de nosotros, trabajadores o estudiantes, estamos pendientes de nuestra economía y volver a lo de antes nos resultaría imposible por la inflación que hay ahora. Por eso pedimos concreciones al gobierno para poder organizar nuestra vida”.

Lo cierto es que en los pactos de investidura hablan de “mantener” las reducciones, pero los rumores de que solo se prorrogarán de forma gratuita hasta el primer trimestre “o cuatrimestre” está cogiendo cada vez más forma.

Tras crear un marco idóneo de transporte sostenible, de compromiso con el cambio climático y de ver que si los precios son “asequibles, la gente sí que quiere transporte público, eficiente y de calidad”, los recurrentes emplazan al Ministerio de Transportes a encontrar una solución que “esperemos que en ningún caso sea volver a lo anterior, porque muchas economías familiares estarían en entredicho, tal y como está el escenario inflacionista en estos momentos”.

No quieren tener que asumir “una segunda hipoteca” para ir a trabajar y hacen suyas las palabras del reciente ministro Oscar Puente al hablar que “el transporte y la movilidad tejen la igualdad entre todas y todos”.

Un abono recurrente con un precio asequible para los que más viajan, por debajo de los precios de antes de la gratuidad, es algo que los usuarios aportan y reivindican, aunque también están dispuestos a buscar y aportar otras fórmulas, siempre y cuando sea para universalizar un transporte, que hasta hace poco era reservado para unos pocos.