La plaga de flavescencia dorada que afecta a la vid se extiende a viñas de Cortegada y Pontedeva

La demarcación inicial ya incluía Padrenda | Los titulares de las parcelas tendrán que arrancar y destruir las plantas infestadas

Identificación de control de plaga en una planta. |   // FDV

Identificación de control de plaga en una planta. | // FDV / S.F.

S.F.

La amenaza de la flavescencia dorada que ataca a la vid y que ya tenía marcadas viñas en Padrenda, se extiende a los municipios de Cortegada y Pontedeva. El Diario Oficial de Galicia publicó ayer una resolución en la que se recoge una ampliación de los ayuntamientos con presencia de esta plaga de cuarentena y establece la zona demarcada y la adopción de medidas urgentes para su erradicación y control.

La flavescencia dorada es una plaga provocada por el organismo denominado Grapevine flavescence dorée phytoplasma y la transmite un insecto vector (Scaphoideus titanus). Su impacto ya estaba identificado desde febrero en zonas de la provincia de Pontevedra y, con esta ampliación, se confirma su presencia en los municipios de A Cañiza, Arbo, Crecente, As Neves, O Rosal, Oia y Tomiño, en la provincia pontevedresa, y en Cortegada, Pontedeva y Padrenda, en la ourensana.

Concretamente, se han detectado plantas infestadas en un total de 18 parcelas en las parroquias de San Miguel de Desteriz, Santa María do Condado y San Cibrán, en Padrenda; en dos de San Martiño de Valongo, en Cortegada, y en otras dos en San Paio de Trado y San Breixo, en Pontedeva.

En el caso de Ourense, la zona tampón que se establece como medida de prevención en un radio de 2 kilómetros desde las parcelas afectadas incluye las localidades de Santa María, Refoxos y Valongo, en Cortegada; A Guía, O Pao y San Lourenzo de Fustáns, en Gomesende; Crespos, Desteriz, Monte Redondo, O Condado, San Cibrán y San Pedro de Torre, en Padrenda; San Breixo y Trado, en Pontedeveda, y San Paulo de Quitela de Leirado.

Desde la Consellería de Medio Rural recuerdan que el 2 de febrero de 2023 se publicó la resolución que declaraba la presencia de esta plaga en Galicia, estableciendo una zona demarcada y las medidas urgentes para su erradicación y control. Durante las prospecciones realizadas a lo largo de este año se produjeron nuevas detecciones de este organismo nocivo, lo que hace preciso ampliar la zona demarcada y modificar las medidas.

Dentro de la zona infestada, los titulares de las parcelas vitivinícolas en las que se detecte la presencia de plantas afectadas o insectos vectores deberán aplicar lo antes posible un tratamiento insecticida autorizado a todas las plantas y arrancar y destruir bajo control oficial las infestadas.

En el caso de que la parcela afectada tenga más de un 20% de plantas sintomáticas, se estudiará la posibilidad de eliminar y destruir todas las plantas de la parcela.

En línea con esto, el pasado 3 de noviembre, el Diario Oficial de Galicia publicó la orden en la que se recogen las bases reguladoras para la concesión de indemnizaciones en materia de sanidad vegetal a los viveros o explotaciones agrícolas afectadas por organismos de cuarentena en este año 2023, que como novedad incluye la flavescencia dorada de la vid. Los afectados podrán optar a estas aportaciones siempre que cumplan con los requisitos establecidos en la orden.