Brecha de género, también en el callejero

El Consello Municipal da Igualdade documentó una treintena de propuestas para reducir la escasa presencia: solo el 5% de las calles y plazas de la ciudad tienen nombres de mujer

La escultura de Concepción Arenal preside uno de los pocos espacios con nombre femenino. |  BRAIS LORENZO

La escultura de Concepción Arenal preside uno de los pocos espacios con nombre femenino. | BRAIS LORENZO / S. DE LA FUENTE

Calpurnia Abana, Concepción Arenal, Rosalía de Castro, Marie Curie, Clara Campoamor, Pura y Dora Vázquez, Emilia Pardo Bazán o Pilar Miró. En unas pocas líneas más se podría completar la lista de los referentes femeninos que han dado nombre a calles o plazas de la ciudad de Ourense. Apenas dos docenas, un 5% del total.

Tal brecha de género en la capital provincial se olvida de mujeres imprescindibles como la carballiñesa Antonia Ferrín Moreiras, nacida en 1914, que fue profesora de matemáticas y la primera astrónoma gallega; de la coruñesa Irene González Basanta, pionera en el fútbol femenino en España y Europa; de las hermanas Touza, las ‘Schindler’ gallegas, que ayudaron a salvar a más de 500 judíos que llegaban a la estación de Ribadavia para pasar la frontera de Portugal, o de Consuelo Rodríguez López, natural de Soulecín (O Barco, 1919) que fue clave en la lucha guerrillera de Galicia.

Visibilizar a las mujeres en el callejero ourensano es una asignatura pendiente en la ciudad. La existencia de espacios con nombres femeninos es prácticamente anecdótica, a excepción de los que se refieren a figuras religiosas y santas como Santa Eufemia, Mercedes, Fátima, Inmaculada o Magdalena.

De ahí que el Consello Municipal de Igualdade se haya propuesto corregir esta anomalía que se mantiene en el callejero de la ciudad, pese a los distintos intentos políticos de repararla. El último, aprobado en el pleno del Concello de Ourense una semana antes de la declaración del estado de alarma por la pandemia, incluía siete nombres, pero el COVID-19 impuso otras prioridades.

No obstante, el trabajo previo en el que se había involucrado la propia sociedad ourensana aportando propuestas para la feminización del callejero no cayó en el olvido. La concejalía de Igualdade decidió retomar la iniciativa que había impulsado el CIMM y editó un libro en el que recoge más de una treintena de propuestas de nombres de mujeres relevantes presentadas y documentadas por la ciudadanía.

José Antonio Feijoo, Rosa María Cid Galante y María Elena de Jesús, autores del proyecto.   | // IÑAKI OSORIO

José Antonio Feijoo, Rosa María Cid Galante y María Elena de Jesús, autores del proyecto. | // IÑAKI OSORIO / S. DE LA FUENTE

La propia directora del centro, María Elena de Jesús Rodríguez, habla de “invisibilización sistemática” y hace un repaso de la historia más reciente de este proceso de feminización del callejero, y de cómo ya en los inicios del milenio el entonces Centro de Información Municipal ás Mulleres se proponía rescatar los nombres de mujeres olvidadas o ninguneadas para acabar con este desequilibrio.

En octubre de 2001 salieron elegidos los primeros nombres: Araceli Ancochea, Clara Campoamor, Clara Corral Aller, Marie Curie, Victoria Kent, Carmen Legíssima, Federica Montseny, Paz Parada Pumar, 8 de marzo y Angelita Paradela,que daría nombre a un parque localizado entre Os Rosais y Barrocás, inaugurado en 2007.

“O rueiro que queremos. Feminino e plural”

El libro, editado por el Concello de Ourense, se titula “O rueiro que queremos. Feminino e plural” y contó con la colaboración de la profesora del IES Universidade Laboral de Ourense, Rosa María Cid Galante, creadora del blog ‘Historia das nosas mulleres ourensás’, que se encargó de la elaboración de los textos. El proyecto incluye un vídeo, dirigido por José Antonio Feijoo, que puede verse en la web municipal.

El listado de propuestas recoge 34 nombres por orden alfabético, entre los que se incluye el de Rosalía de Castro, que aunque ya tiene un espacio en la ciudad, precisa María Elena de Jesús, “en realidad es una escalera que comunica dos calles de A Ponte”.

La lista empieza por la viuda de Alexandre Bóveda, Amalia Álvarez Gallego, “mujer valiente, galleguista y fuerte”, que fue propuesta del Consello Local do BNG de Ourense. El sindicato de profesores STEG propuso a Ángela Ruiz Robles, maestra e inventora del libro mecánico, patentado en 1949, así como a la futbolista Irene González Basanta. También en el ámbito del deporte fue propuesta Josefina Salgado Pérez, de O Polvorín, precursora del atletismo femenino.

El editor de Ceos Galegos, Dositeo Veiga, y el grupo municipal socialista aportaron el nombre de la astrónoma Antonia Ferrín, y Ourense en Común –durante su etapa en la corporación local– propuso nombrar a un espacio público como ‘As avoas’, en homenaje a las mujeres anónimas que son sabiduría, trabajo y corazón.

El Foro Feminista Falando Nós propuso As irmás Touza y la Asociación Vecinal de Vilar de Astrés quiere recordar a las maestras de Vilar de Astrés, Celsa y Eloísa Méndez Villar, Concepción Docampo Salinas y María Gloria Fernández Melón, que se formaron en la Escola Normal de Mestras y ejercieron el magisterio en diferentes destinos.

Ourense en Común y la Asociación de Mulleres Viúvas ‘María Andrea’ apostaron por Asunción González Vázquez (1871-1891), la primera víctima de violencia de género documentada en la ciudad. Su memoria ya se recuerda en el Parque 25 de Novembro, de Reza, y en una placa en la fachada del consistorio.

Placa de la calle dedicada a las escritoras ourensanas Pura y Dora Vázquez.

Placa de la calle dedicada a las escritoras ourensanas Pura y Dora Vázquez. / INAKI OSORIO

La traductora, editora, archivera y escritora Aurora Bernárdez Nóvoa, argentina hija de emigrantes de Maside, fue propuesta por Xeración S. Coop Galega, mientra que a la profesora y autora teatral Begoña Muñoz Saá, fallecida en 2010, la propusieron sus compañeros y los ediles de Ourense en Común.

En la lista figura también, a propuesta de la Asociación Cultural ‘A Galleira’, Celia Bouzas Barreiro, que fue presidenta del Grupo Feminino do Partido Galeguista. Este colectivo también incluyó a la activista por las libertades sexuales y los derechos de las personas emigrantes, Laura Bugalho, además de a Elisa y Marcela, protagonistas del primer matrimonio homosexual de España, propuestas también por la Asociación Participación.

Entre los nombres aportados por el BNG está el de Consuelo Rodríguez López, de Soulecín, que luchó contra el franquismo, y el de Erundina Álvarez Pérez, que fue la primera y única mujer fusilada en la provincia. Entre las activistas que lucharon contra el fascismo está Jesusa Prado López, propuesta por los socialistas.

La lista incorpora a Elvira López Cuevillas, intelectual y reivindicativa (hija de Florentino López Cuevillas), que dejó un importante legado cultural, y a la carballiñesa Eugenia Pereira Rodríguez, la primera mujer gallega que obtuvo la licenciatura de Farmacia. Otra pionera que no podía faltar es Esperanza Martín Borrajo, que fue alcaldesa pedánea de Covadonga, impulsora del movimiento vecinal en la ciudad.

María Aurea Rodríguez, Cuca Tovar, María Dolores Miramontes Dato, Maruxa Villanueva, María Soliña, Mariluz Villar Otón, Nieves Fariza Alonso, Obdulia Prieto Nespereira, Olga Gallego, Olimpia Valencia, Pilar Gallego, Sally Jane Albaugh Edmunds y Teresa Martínez Randulfe completan la lista de las candidatas a hacer del callejero de Ourense un espacio femenino y plural.