El exalcalde Jesús Vázquez, otra voz crítica contra Baltar: “Es una traba para el PP”

El que fue cargo afín a Feijóo y Rueda entra en la polémica por la supuesta sucesión del presidente de la Diputación y opina que este debe irse “o un día habrá que refundar el partido”/ Mientras PSOE gallego y parte del PP tientan a Jácome a que cumpla su promesa de 2019: eliminar el baltarismo

Manuel Baltar y  Jesús Vázquez en un antigua reunión en campaña

Manuel Baltar y Jesús Vázquez en un antigua reunión en campaña / BRAIS LORENZO

M.j.A.

A las voces críticas que suenan desde hace semanas intramuros de un dividido PP, pidiendo la sucesión de Baltar al frente de la Diputación, se ha sumado ayer la del exalcalde, exconselleiro y expresidente de la junta local del PP, Jesús Vázquez, que en una entrevista que se publicaba anoche en @Ouke_gal , donde aseguró que en estos momentos Baltar “está siendo una traba para el Partido Popular” del que además es presidente provincial en Ourense.

En medio de un claro juego de tronos que se está librando entre el PP baltarista y el de Madrid, sobre la sucesión de Baltar al frente del Pazo Provincial, con directrices claras que se están dirimiendo desde hace meses, dando incluso el nombre de posibles sucesores alternativos, la declaración de Jesús Vázquez no es baladí, pese a estar fuera de la política activa, primero por el momento en el que se pronuncia, a días vista de la constitución de concellos y Diputación y porque Vázquez, aún militante del PP ha sido siempre el “representante” de Alberto Núñez Feijóo, actual presidente nacional del PP.

En esta entrevista realizada por Iván Olmos, y que puede verse integramente en https://youtu.be/b1js1GemMbc Jesús Vázquez señala literalmente que el presidente de la Diputación debería de ser consciente de que hoy por hoy, está siendo una traba enorme para el Partido Popular. Creo que no puede seguir dejando de escuchar a la ciudadanía, porque va a llegar un momento en el que el partido va a haber que refundarlo” .

En la entrevista, publicada anoche @Ouke_gal , Jesús Vázquez, sí cree que la Diputación de Ourense “tiene que estar en manos del PP, porque tiene una mayoría aplastante pero desearía – es solo mi opinión– que no con Baltar al frente. Siempre hay sustitutos y nadie es indispensable”, afirma.

En esta entrevista “hablé desde la libertad de alguien que dice lo que piensa y no quiere regresar a la política” advierte Jesús Vázquez, quién ha Rufino alguno de sus momentos más difíciles de su vida política, al tener que levantar la mano en 2019, para investir como alcalde de Ourense, con los 7 votos de apoyo del PP, Jácome, el hombre que le había creado más problemas y faltas de respeto durante la anterior etapa de Jesús Vázquez como regidor.

El dedo en la llaga de la sucesión

Pero al pedir de algún modo la sucesión de Baltar, pone el dedo en la llaga sobre el tema de actualidad si este último volverá a ser el próximo presidente de la Diputación, y si realmente la llamada al relevo que ha dado Madrid, se va a ejecutar antes o después de la investidura.

Unas fuentes del partido afirman que “no habrá relevo de Baltar por ahora, tras la convocatoria de elecciones generales a un mes vista. Sería un riesgo echarlo en un momento son necesarios, y el actual presidente del PPOU ha cosechado ya más de 76.000 votos en la provincia, y exigirle que se vaya, cuando él no quiere hacerlo pondría en riesgo los resultados”. La red rural de recolección de votos de la saga Baltar e en el rural es imbatible.

Para otras fuentes del partido consultadas, es precisamente ahora cuando hay que ejecutar el relevo, siguiendo las directrices de una parte del PP “pues una vez que tome posesión del cargo de presidente de la Diputación es más difícil”.

Baltar-Jácome o Jácome Baltar. Un dúo indisoluble, son la jaqueca permanente de PP, PSOE y en menor grado BNG, que dado su incremento de votos, no quiere mojarse con determinados pactos que cruzarían la línea roja del BNG: Nada con el PP.

Están siendo días de frenética lucha de unos para desbancar a Baltar, aprovechando que está a un diputado de la mayoría y para otros para evitar un gobierno Jácome en el Concello, pese a sus aplastantes 10 concejales de 27.

¿Venderá Jácome a Baltar?

Pero todo apunta a que como los detectives de ficción Hernández y Fernández ideados por Hergé, el dúo de Baltar y Jácome hasta ahora indisoluble, puede hacer aguas y no sobrevivir al 28M. Si bien e ninguno agredió al otro en la campaña, está vez no está claro si Jácome “venderá” o no a Baltar, en una nueva línea de reuniones abiertas con el líder de DO, pero esta vez con cargos del PP y el PSOE de Santiago.

En cuanto al Concello de la capital, el supuesto acuerdo de Paco Rodríguez (PSOE) y Manuel Cabezas (PP) para investir con sus 13 votos a alguno de los dos, se complica.

Aún cuando Cabezas no se vaya y tome el día 17 su acta de concejal –pese al empecinamiento del baltarismo para que se vaya antes– podría no contar ya con el apoyo de todos sus ediles populares para echar a Jácome. Además si este último refrenda en sus encuentros con las cúspides de Santiago su apoyo para eliminar a Baltar (con lo que cumpliría la promesa con su electorado que Jácome incumplió en 2019), el Concello sería suyo sin duda alguna.

No se sabe tampoco si han prosperado los intentos por elaborar una lista “B” de diputados alternativa a la de Baltar para cambiar la presidencia del Pazo Provincial.

Jácome y la hábil amenaza de ir a las autonómicas, que atemoriza al PP

Jácome sigue jugando con todos. Deshojando la margarita de si apoyará o no, en una votación a tres bandas con PSOE y BNG en la Diputación para acabar con Baltar, su socio estable, con el que posiblemente ya ha pactado. Tocando a alcaldes de la provincia para que llegue a oídos del PP y hacerle creer que DO valora presentarse a las autonómicas.

Es la misma estrategia que tan buen resultado le dio en 2019. El temor del PP a que Jácome presentara candidaturas, fue entonces otro punto a su favor para conseguir ser investido alcalde. Cuatro años después, y con 18.450 votos, Jácome es ya una amenaza plausible. Podría conseguir uno o dos diputados si mantiene su porcentaje de voto en las autonómicas y poner en un brete la estabilidad del PP en la Xunta.

Mientras, el alcalde en funciones sigue haciendo mofa y befa en sus redes o en su televisión de todas aquellas personas o medios que no le bailan el agua o que, simplemente, le dicen lo que piensan. Castiga algo que agradecería cualquier otro político: oír una voz sincera, en medio del ruido de tantos palmeros.