Más de 160 hectáreas calcinadas en un incendio en el Xurés que se inició el lunes

El regidor de Muíños insta a trabajar conjuntamente a todas las administraciones por un problema “internacional” y para que el parque no se convierta en “un manto negro”

Agentes trabajando en la extinción de las llamas y la zona de O Salgueiro. |   // BRAIS LORENZO

Agentes trabajando en la extinción de las llamas y la zona de O Salgueiro. | // BRAIS LORENZO / Edith Filgueira

Edith Filgueira

Poco después de las 18.00 horas del lunes se originaban dos focos distintos de incendios en el país vecino que terminaron cruzando la frontera. Uno de ellos se extinguió en la misma jornada, pero el otro continuó activo y ayer, al cierre de esta edición, ya llevaba –según las cifras oficiales aportadas por la Consellería de Medio Rural– 160 hectáreas calcinadas y era controlado alrededor de las 18.15 horas.

Pese a que pueda parecer extraño por encontrarnos en pleno invierno, las condiciones climáticas de estos días –ausencia de precipitaciones y bajas temperaturas que provocan heladas que, a su vez, secan la vegetación– propiciaron que las llamas se extendieran con mayor facilidad.

Además de por su extensión, el incendio es relevante porque afectó al Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés, de gran valor medioambiental –declarado reserva de la biosfera–. En esta línea, también se vio afectado el entorno de la aldea de O Salgueiro.

Imagen de la aldea de O Salgueiro, cuyo entorno se vio afectado.

Imagen de la aldea de O Salgueiro, cuyo entorno se vio afectado. / BRAIS LORENZO

El regidor del municipio de Muíños, Plácido Álvarez, se mostraba consternado por la catástrofe e instaba a todas las administraciones a poner los medios necesarios para evitar que siga ocurriendo. “Algo habrá que hacer para solucionar un problema que es internacional. Todos los años nos asolan las llamas. Yo no me escapo de lo que pueda hacer desde la responsabilidad que ostento, pero debemos trabajar conjuntamente en serio para limpiar bien el monte y ordenarlo, porque, si no, esta es la historia de nunca acabar”, sentenciaba.

En las labores de extinción trabajaron desde el lunes a última hora de la tarde, hasta el cierre de esta edición, dos técnicos, diez agentes forestales, doce brigadas –al menos una de ellas desplazada desde la provincia de León para ofrecer refuerzos–, ocho motobombas y dos helicópteros.

Medios aéreos trabajando en la extinción de ayer en el Xurés.

Medios aéreos trabajando en la extinción de ayer en el Xurés. / BRAIS LORENZO

El parque natural fue ayer víctima del tercer fuego en cinco días: el viernes, en Muíños; el domingo, en Calvos y ayer, de nuevo, en Muíños. “Si no hacemos algo ya, el Xurés va a dejar de ser una joya para convertirse en un manto negro”, lamentaba el alcalde tras recorrer parte de las zonas asoladas.

El fuerte viento de madrugada dificultó el control del fuego

Profesionales de la extinción de incendios que trabajaron en la zona estiman que el área afectada podría ser algo superior a lo señalado por la Consellería de Medio Rural y afirman que podrían estaría próxima a las 200 hectáreas de biodiversidad afectadas.

El fuerte viento registrado la madrugada del martes dificultó las labores de los equipos que, por otro lado, carecen del apoyo de medios aéreos cuando la visibilidad es reducida. Y la previsión meteorológica indica un pronóstico similar al de la última semana para los próximos 7 días, por lo que la alerta sigue siendo alta.

Uno de los brigadistas junto a las llamas.

Uno de los brigadistas junto a las llamas. / BRAIS LORENZO

Arde una casa abandonada en Verín

Ayer por la tarde también ardió la parte baja de una casa –que estaba prácticamente en ruinas– sin que ninguna persona resultara herida o la estructura se viese fuertemente perjudicada. Los hechos sucedieron en la Calle de Elvira Carrera y fue necesario que los servicios de emergencia cortasen el tránsito por prevención, ante el riesgo de caída de una pared de bloques de piedra.

Fueron varias las personas que dieron aviso del incendio al 112 Galicia, en torno a las 14.45 horas. Acto seguido, se solicitó la intervención de urgencias sanitarias –ante la posibilidad de que hubiera alguna persona en el interior de la casa–, de los bomberos del municipio y de los agentes de la Guardia Civil.