La Policía Local de Ourense estableció controles policiales con cortes de tráfico y seguridad en las zonas de conciertos y actuaciones de la ciudad, así como en Seixalbo, donde gozaban de las fiestas del barrio. Además establecieron cuatro controles especiales y durante ellos detectaron, en términos globales, 14 positivos en alcoholemia (entre 21 y 50 años) y nueve positivos en drogas.

En el control específico del botellón, se puso una denuncia por faltas de respeto contra agentes, otra por desobediencia, otra por una pelea en la Plaza de las Mercedes y otra por portar armas prohibidas. En relación con los locales de hostelería y establecimientos del ocio nocturno, se hizo una colaboración asistencial de una persona que tenía una intoxicación etílica, dos denuncias por exceso de actividad más allá del horario permitido y dos por ejercer la actividad con las puertas y ventanas abiertas en las calles Luna y Pizarro.