Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subida de la luz y gasoil asfixia al pequeño comercio local, pymes y locales de hostelería

En alguna gasolineras este combustible rozó ayer los 2 euros litro y la luz alcanzó su máximo histórico el martes EEn algunos negocios, les cuesta cubrir gastos y en otros afirman que siguen, “para pagar el autónomo”

Gente caminando por la calle Santo Domingo de Ourense. INAKI OSORIO

Los precios del gasoil, en máximos históricos, y que rondaban ayer en algunas gasolineras de la provincia, según la última actualización, los 2 euros litro y tarifas, con máximos históricos también, de la factura de la luz, que ha sido este martes, el más caro desde que hay registro, alcanzando los 544,98 euros el megavatio/hora, están haciendo mella no solo en las grandes firmas, sino en el pequeño y mediano comercio local, pymes y hostelería de la ciudad, algunos al borde la asfixia, y en algunos sectores, que tienen como base el transporte de mercancías y la electricidad, como los congelados, figuran ya diversas firmas afectadas.

Ourense no es ajena a los daños colaterales del conflicto bélico, y al igual que ya se aprecian desabastecimientos en algunos supermercados o restricciones en la venta de aceite de girasol, ante el temor, de que puedan faltar un producto que es importado en buena parte de Ucrania, estas ya afectan al sector de hostelería.

Desde la Unión de Hosteleros de Ourense, afirman que las restricciones en la venta del aceite de girasol “ya está afectando a los negocios” , según el presidente, Javier Outumuro. La firma ourensana Cash Cuevas, , era una de las que informaba ayer de que limita la venta de aceite de girasol a una caja por cliente profesional, y a 3 litros por cliente particular.

Mientras, en el casco viejo, ya rematadas las bonanza de ventas del Entroido, ya notan estos días el bajón y algunos hablan de “reinventar el negocio” con otros usos y funciones, e incluso abrir en días o horarios concretos, para rebajar el gasto energético y de personal.

“Es normal que cierren algunas firmas de congelados, por ejemplo, o estén al borde de la quiebra porque os precios del alquiler no baja, el precio de la luz se ha disparado y nosotros necesitamos potentes congeladores, y además nos ha subido el precio de muchos productos, bacalao, pulpo o zamburiñas congeladas, ya nos cuestas 5 euros más el kilo y hay que repercutirlo en el precio, afirma Julio Dacosta, empresario de Conxelados Miño que hace venta y distribución.

María José Rocholl, presidenta AA Peluquerías y Estética de Ourense INAKI OSORIO

"En mi peluquería hay facturas de luz de hasta 1.000 euros"

Al sector de empresas de peluquería y estética de Ourense, que preside María José Rocholl, esta subida de precios les ha pillado ya en un contexto difícil para el sector, al estar en vísperas de un convenio congelado desde antes del COVID, y en el que habrá que ajustar nuevas cuestiones, “pues junto con estos incrementos de las tarifas de la luz, algo fundamental para nosotros, está la subida de SMI, el salario medio interprofesional, que habrá que aplicar y que fija el mismo salario para alguien que acaba de empezar y está aprendiendo que para quien lleva años” indica . 

Alguna peluquera me dijo que seguía para pagar el autónomo y con ayuda de su pareja

decoration

Una peluquería de tamaño grande como la de Rocholl “nos supone, pese a haber contratado con tiempo una tarifa plana, entre 900 y 1.000 euros en la factura de la luz, pero es que ahora el gasto medio de una peluquería, de as más pequeñas no baja de los 400 euros al mes” indica.

“Eso es muchísimo, porque hay que añadirle gas tos como los alquileres, personal, impuestos. Es un momento difícil para todos” apunta la presidenta 

 Una peluquería no puede funcionar sin luz, “es fundamental, hay muchas máquinas no solo secadores, por eso lo que pedimos es la posibilidad de que las eléctricas apoyen al comercio, fijando al menos una tarifa reducida, en el horario laboral”. En este contexto “tenemos algunas peluqueras a las que no les da el negocio, siguen para pagar el autónomo, y en algún caso lo pagan con ayuda del sueldo de sus parejas” afirma Rocholl. 

Julio Manuel Dacosta, de Conxelados Miño INAKI OSORIO

"Es normal que algunas empresas de congelados cierren"

“Es normal que algunos negocios, en particular de congelados, estén en liquidación, porque se nos ha disparado el precio de la tarifa de la luz que es fundamental en este tipo de negocios; también es mucho más caro, hasta 30 euros más ahora, llenar el depósito de las furgonetas de reparto; el precio de los congelados sube y, por si fuera poco, el precio de los alquileres no baja”, explica Julio Manuel Dacosta.

Él es el propietario de Conxelados Miño, con furgonetas propias de reparto, y puesto en el mercado de abastos y es “la resistencia” , en un contexto de incremento de los precios que preocupa especialmente a este tipo de negocios de alimentación y reparto.

A nosotros ya nos subió el precio del pulpo congelado y las zamburiñas en 5 euros más el kilo

decoration

Como distribuidores “ya nos ha empezado a subir el precio de los congelados, nos cobran más por el bacalao , y nos han subido una media de 5 euros el kilo del pulpo o de las zamburiñas, con lo cual tendremos que repercutirlo a su vez en el precio de venta, y vemos que los clientes consumen menos, no se estiran tanto”, explica el empresario. Al menos tienen una --ventaja, y es que la gestora de la Plaza de Abastos de As Burgas, ha contratado en su momento una tarifa eléctrica plana y de momento, no se les ha disparado la factura de la luz.

En cuanto al gasoil, “ahora llenar el depósito de una furgoneta de reparto, me cuesta 30 euros más, sobre los 70 que ya pagaba antes”, afirma. . Como todos los comerciantes ve a la gente preocupada en general por el conflicto bélico. 

Compartir el artículo

stats