Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jácome proyecta un 2022 sin PXOM ni presupuestos pero con movilidad vertical

Anunció cuatro aparcamientos “low cost” en As Lagoas, O Couto, el corazón de A Ponte y San Francisco | Las rampas mecánicas de la calle Serantes y Cruz Alta, “este año”

Gonzalo Pérez Jácome en el salón de plenos del Concello de Ourense. | // FERNANDO CASANOVA

Más obras para “fomentar” la movilidad con escaleras y rampas mecánicas en 2022, pero Ourense seguirá sin tener plan urbanístico actualizado ni unos presupuestos acordes a las necesidades del ejercicio en vigor. Esa fueron las líneas estratégicas que el regidor ourensano, Gonzalo Pérez Jácome, abordó en la primera rueda de prensa en la que felicitó el año, hizo propósitos para 2022 y dejó en evidencia que la relación entre DO y PP, a menos de un año y medio para las municipales, no pasa por su mejor momento. Por partes.

El alcalde de Ourense anunció la redacción de cuatro proyectos para hacer aparcamientos subterráneos en las zonas de As Lagoas (donde construirá la Xunta su sede), en la calle Salvador Dalí en O Couto, en la zona donde se construirá el Parque Canedo de A Ponte y en la calle Pena Trevinca en San Francisco, que dice que “es la calle más transitada por coches, más que la Avenida de la Habana, Progreso o Curros Enríquez”.

El regidor promete la ejecución de más aparcamientos, pero también se dará inicio con las obras de movilidad vertical, iniciándose con la adjudicación de las escaleras mecánicas de Concordia “el próximo mes y terminadas en diciembre”, así como la licitación de las rampas de la calle Pérez Serantes que comunicará con el recinto del Auditorio y la Biblioteca Municipal y también la del barrio de la Cruz Alta.

Tres obras “estratégicas” para el regidor ourensano, que permitirán “fomentar que la gente vaya andando a los sitios y no utilice el coche”. Además también abordó por encima la “peatonalización” del entorno de la Subdelegación del Gobierno diciendo que “próximamente” se licitará dicha obra.

Con su eslogan, casi de precampaña, “Ourense está en marcha” aludió también a que 2022 será el año donde se renovarán todas las concesiones que están en precario. Otra de las medidas en materia de movilidad fue la compra de 40 autobuses (que está ya licitada y que se cierra la recepción de ofertas el 1 de febrero) y también la concesión del servicio de transporte público de la ciudad “ya que el pliego se terminará este 2022 y se licitará para renovar un servicio que será el mejor de España con una línea troncal que una los puntos neurálgicos de la ciudad”.

Estas serán las medidas que el gobierno municipal tomará para tratar de reducir el uso del vehículo y fomentar que la movilidad en Ourense sea más sostenible. Además, el regidor arguyó, por encima, que seguirá con su intención de peatonalizar la zona en frente a la Subdelegación del Gobierno en la que se está avanzando.

Más tensión en el bipartito

Jácome remitió una providencia en mayo de 2021 comunicando al equipo redactor del plan urbanístico que había seis líneas rojas que se debería modificar para llevarlo a pleno. Esas modificaciones deberían estar listas el pasado mes de noviembre y ya en enero de 2022, el regidor ourensano señaló que “es una negligencia grande porque di orden de que había que limar unos pelotazos. Y no sé si el equipo redactor está infectado por PSOE o está frenado por el PP, pero tomaremos una decisión en los próximos días”.

El PXOM genera discrepancias en el bipartito, ya que fue elaborado por José Cudeiro (PP) y aprobado provisionalmente por el gobierno en minoría de Jesús Vázquez. Ahora Jácome quiere modificarlo y Sonia Ogando (PP), edil de Urbanismo del Concello de Ourense, ha defendido en diversas ocasiones que “no haremos nada que pueda suponer un perjuicio para las arcas municipales”.

Jácome: "Lo normal es pactar con los técnicos y la oposición los presupuestos"

decoration

No solo el urbanismo levanta más asperezas entre los socios de gobierno, los presupuestos también. El alcalde de Ourense criticó la “táctica” llevada por la edil Ana Morenza (PP) para elaborar unos presupuestos sin el consenso o la negociación con la oposición, ya que esta es clave para sacarlos adelante: “Lo normal es pactar con los técnicos y la oposición porque si después la oposición vota que no, no sirve de nada. Lleva dos o tres meses preparándolos, pero sinceramente, creo que se empezó la casa por el tejado”.

Si urbanismo y presupuestos agrandan la tensión, la situación de las termas suponen otro de los asuntos de discordia. El regidor dio un plazo, Flora Moure (PP) rehuyó poner fecha y la responsabilidad de que las termas sigan cerradas “es del PP”. Jácome apuntó directamente a su socio de gobierno diciendo que “si siguen cerradas es responsabiliad del PP, no voy a esperar mucho más ya que tenemos que aprovechar la llegada del AVE. Las del Muíño da Veiga no pueden estar operativas por su cercanía con el río, pero las de Outariz sí y es injustificable y absurdas las medidas que impuso la Xunta de Galicia, pero tenemos que solucionar esa situación”.

Otros proyectos

El regidor ourensano esbozó los avances en otros proyectos como por ejemplo la reforma de la Plaza de Abastos que “estará terminada en 1 o 2 meses y habrá que acometer las actuaciones necesarias para que se instalen los placeros, porque este 2022 tienen que dejar la Alameda libre”.

Dos de las promesas incumplidas de Jácome están a punto de ver la luz dos años y medio después. Una es la apertura de la Plaza de Abastos de A Ponte donde “quedan 8 horas de trabajo del asesor jurídico para que le pase el expediente al interventor y se pueda licitar el contrato”. Sobre los contenedores soterrados sostuvo que “en 1 o 2 semanas se acabarán los pliegos y se licitará el contrato”.

El parque acuático termal está cogiendo forma y el regidor describió que se está con el anteproyecto y que, paralelamente, también se está trabajando en el derribo de la estructura del edificio del que podía ser Centro de Interpretación de Parques Naturales.

También arguyó que se dará continuidad a las ayudas del tejido local con 10 millones en ayudas, pero no desgranó de qué forma será si con bonos o con subvenciones directas. Además, el control funcionarial se instalará “este mes de enero” y en 2022 se acabará el déficit en “bomberos y Policía Local porque habrá más recursos humanos”.

Así pues el 2022 que proyecta Jácome partirá sin presupuestos ni tampoco se aprobará el PXOM, pero la movilidad vertical será uno de los acicates con los que Jácome saque pecho de su “Ourense en marcha”.

Compartir el artículo

stats