Francisco Javier J. R., ‘Javillo’, un arousano de 55 años afincado entre Ourense y Sanxenxo, cayó durante la recepción de un alijo de unos seis kilos de heroína en las proximidades de una estación de servicio de la localidad pontevedresa, en la que vivía últimamente. En 2019 ya había sido detenido en una operación que también dio con el turcoholandés Sadullah Unnu, alias ‘Nicol’, un bróker de la droga ya fallecido que fue uno de los mayores capos de la heroína en Europa.

Días después de aquel arresto –el juzgado de Ourense se inhibió a la Audiencia Nacional, que aceptó dicha causa–, Javillo conoció una sentencia de 8 años de prisión por un caso de heroína de 2015 juzgado en la Audiencia Nacional. El Supremo ratificó la condena en 2020. La misma droga lo pone de nuevo en el radar. Se encontraba huido de la justicia, en búsqueda y captura. También han sido arrestados su mujer e hijo.

En esta operación, coordinada por el fiscal antidroga de Ourense y el magistrado de Instrucción 2 de As Burgas, Luis Doval, se han producido cinco detenciones –la mayoría en Ourense–, pero no se descartan más arrestos.

Ante el juez tras los registros

La causa está declarada secreta y el paso a disposición judicial de los investigados se prevé para hoy viernes, en Ourense. A lo largo de la jornada de este jueves se llevaron a cabo varios registros. Se trata de un golpe policial en el que han colaborado la Guardia Civil de la Comandancia de Ourense, el Servicio de Vigilancia Aduanera de esta provincia, así como la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional.