El viernes pasado por la tarde, sobre las 18.15 horas, la Sala 091 de la Policía Nacional recibió una llamada en la que se daba aviso de que varios individuos con cuchillos y machetes estaban intentando entrar en un domicilio de Ourense. En ese momento, agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana se desplazaron hasta el lugar y una vez allí observaron a tres varones que intentaban evadirse ante la presencia policial –aunque consiguieron ser retenidos–.

En ese mismo instante, los agentes observaron que había una joven en el balcón de una vivienda que gritaba pidiendo auxilio, por lo que otra dotación decidió subir al inmueble. Durante el trayecto se encontraron en uno de los rellanos a dos varones y observaron que había un cuchillo en el suelo. Les dieron el alto, reteniendo a uno de los dos sospechosos mientras el otro fue hacia donde se encontraba la mujer.

Esta le explicó a los agentes que los hombres con los que se habían cruzado en el rellano son sus compañeros de piso y que momentos antes habían visto cómo subían al domicilio cuatro individuos encapuchados –llegando a entrar uno de ellos en el piso y cerrando la puerta–.

Según el relato de la mujer, uno de los encapuchados sacó un cuchillo y otro un machete con los que amenazaron al compañero de piso que quedó fuera y comenzaron a dar golpes a la puerta para intentar acceder. Al no conseguir su objetivo procedieron a marcharse del lugar.

El policía que entró en la vivienda para auxiliar a la mujer había observado varias bolsas tiradas por el suelo con sustancia de color verde y marrón –que semejaban marihuana y hachís– así como numerosa cantidad de dinero en efectivo en diferentes cantidades de billetes. Por este motivo procedieron a su incautación y a la detención de los tres compañeros de piso por incurrir, supuestamente, en un delito contra la salud pública. Durante el operativo –bautizado como ‘Operación Lucas’– fueron trasladados a dependencias policiales para que los agentes pudieran continuar con las gestiones oportunas.

En un primer registro se encontraron cinco envoltorios con 115 gramos de hachís, cinco bolsas que contienen 150 gramos de marihuana, una balanza de precisión y 500 euros en efectivo. La mañana siguiente, el grupo de drogas que continuaba con la investigación volvió a la vivienda y encontró 1.330 euros en efectivo, 161 gramos de hachís y 396 de marihuana.

Los tres detenidos han quedado en libertad.