Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El juzgado rechaza suspender la prisión al padre de un bebé fallecido y otro lesionado

El Penal 1 deniega la petición del progenitor, que aceptó una condena de tres años | Amigos de Galicia se opuso al beneficio mientras no esté desintoxicado de las drogas

Declaración judicial del padre desde prisión, el 8 de junio. | // B. LORENZO

El padre condenado a tres años de prisión por la muerte de uno de sus hijos mellizos, de tan solo dos meses de vida, y las lesiones que sufrió el otro, no se verá beneficiado por una posible suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad. El Juzgado de lo Penal 1 de Ourense ha denegado la petición que formuló su abogado el pasado mes de junio tras la celebración del juicio por estos hechos, que se resolvió por conformidad de las partes. Tanto el progenitor como la madre de los bebés comparecieron como acusados y admitieron su responsabilidad en los tristes acontecimientos, aceptando una pena de 3 años de prisión frente a los 7 que se pedían inicialmente. El bebé fallecido en marzo de 2019 murió por estar expuesto a un calefactor, y su hermanos ingresó con fracturas costales. Ambos progenitores fueron condenados por homicidio imprudente y lesiones.

En el caso del padre, la Fundación Amigos de Galicia, que se personó en el proceso para defender los intereses de los menores, se opuso a la suspensión de la ejecución de la pena de cárcel, “en tanto no se acredite su deshabituación” a las drogas. De hecho, la organización expresó sus dudas respecto a la eficacia del tratamiento con metadona seguido por el acusado en el centro penitenciario en el que cumple actualmente condena por sendos delitos de robo con fuerza y robo con violencia, y el propio interés del hombre en reparar el daño causado, ya que hace un mes no había mostrado voluntad de pagar la indemnización que se le impuso en la sentencia pactada.

La posición es diferente para la madre. Amigos de Galicia no rechaza que se suspenda su ingreso en prisión, ya que, en este caso, alegan, sí existe un proceso de rehabilitación en curso y creen que es bueno para el menor que no pierda el contacto con su madre.

La Fundación Amigos de Galicia, a través del abogado Francisco José Lago Calvo, presentó el pasado mes de octubre su oposición a la suspensión de la pena privativa de libertad del progenitor de los menores “en atención al superior interés del menor, objeto prioritario de nuestra intervención”, señalan.

El auto que deniega esta posibilidad ha sido recibido con satisfacción por parte de la fundación, que considera que todavía no está acreditada la desintoxicación de las drogas en el caso del padre: “Pasó muy poco tiempo y sería muy perjudicial para el niño encontrarse otra vez en la misma situación de la que salió”.

En base a un informe del centro penitenciario, la fundación alegó que, “pese a encontrarse a tratamiento con metadona, rechaza su derivación a la comunidad terapéutica intrapenitenciaria, recomendada por el grupo de atención al drogodependiente”.

La actuación de la Fundación Amigos de Galicia en este proceso, insisten, “se basa en la protección del interés superior del menor, así como en privarlo de toda aquella actuación que pueda perjudicar el desarrollo integral del mismo. Por ello es fundamental asegurarnos de que el menor se encuentra en buenas condiciones”.

Además de la pena de prisión, la condena de conformidad estableció la retirada de la patria potestad, 8 años de alejamiento para el padre y ninguno para la madre –a la que se le permiten visitas programadas con su hijo, tutelado por la Xunta y con una familia de acogida–, así como 11.400 euros en concepto de responsabilidad civil.

Compartir el artículo

stats