Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Procesan por tentativa de asesinato o de homicidio a un matrimonio que acuchilló a un hostelero por el ruido

El varón fue excarcelado el pasado mes de octubre después de que la Audiencia estimara el segundo recurso que planteaba la defensa

El despliegue policial tras el suceso. // CEDIDA

La causa judicial por el brutal ataque de un matrimonio que, el 1 de mayo de 2021, acuchilló a un hostelero del casco histórico de Ourense, presuntamente porque estaban hartos del ruido de la música, se aproxima al juicio, que tendrá lugar en la Audiencia Provincial, instancia a la que se remitirá el procedimiento en unas semanas.

La magistrada de Instrucción Número 3, Eva Armesto, ha dictado ya el auto de conclusión de sumario. El hombre, J. J., de 60 años, ha sido procesado por un presunto delito de asesinato en grado de tentativa. Fue excarcelado el pasado mes de octubre –permaneció cinco meses en prisión provisional–, después de que la Audiencia Provincial estimara un recurso de la defensa –el segundo desde el inicio de este procedimiento– que revocaba la medida cautelar.

Por su parte, la mujer, M. C., de 47 años, que no llegó a ingresar en la cárcel –la jueza había decretado su libertad, condicionada al pago de 1.000 euros de fianza– está procesada por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa.

El hostelero que sufrió el ataque regenta un bar en la Plaza de los Suaves, mientras que los investigados residen en el primer piso del edificio en el que se encuentra el local. Tras el suceso, fuentes del ayuntamiento dijeron que sobre el negocio pesaba una orden de suspensión de la actividad –la resolución fue firmada en los últimos días del pasado mes de abril por el alcalde, Gonzalo Pérez Jácome–, debido a incumplimientos de la licencia y después de varias quejas de los residentes.

Tras un primer encontronazo con amenazas desde la ventana, de las palabras pasaron a la violencia: una agresión con dos cuchillos. Presuntamente, la mujer asestó dos puñaladas frontales al hostelero en el abdomen, mientras que su marido infligió una tercera lesión en el costado, actuando por la espalda. Esa forma diferente de ejecutar el ataque motiva la distinta calificación del delito para uno y otro de la pareja: él, procesado por intento de asesinato, ella por homicidio en grado de tentativa.

En el paso a disposición judicial, el pasado mes de mayo, los dos implicados reconocieron los hechos pero aseguraron que no tenían intención de acabar con la vida del hostelero, al que no pueden aproximarse ni contactar, como medida cautelar. Se mostraron arrepentidos de lo que habían hecho.

El suceso, el más grave que se recuerda relacionado con las quejas desde hace años por los ruidos en el casco histórico de Ourense, ocurrió sobre las 21.30 horas del 1 de mayo. Una médica que pasaba por la zona fue la primera que prestó auxilio a la víctima. La agresora, según la Policía Local, estaba “amenazando a los presentes, manifestando haber acuchillado a una persona”, cuando los municipales llegaron tras el aviso de una reyerta. Aún tenía el arma blanca en la mano.

A pocos metros estaba tendido en el suelo y malherido el titular del establecimiento hostelero, que fue atendido y trasladado de urgencia al hospital. El Instituto de Medicina Legal (Imelga) ya ha completado su informe de sanidad, la base para la reclamación de indemnizaciones por las lesiones y las secuelas sufridas.

Patrullas de Policía Local y Nacional, tras el suceso. // CEDIDA

Patrullas de Policía Local y Nacional, tras el suceso. // CEDIDA

Testigos presenciales indicaron a la Policía Local que el marido también había intervenido en la agresión, después de la que huyó a su domicilio. Una patrulla de la Policía Local, acompañada por una de la Nacional, que acudieron a la zona para colaborar en el operativo, localizaron al individuo en la vivienda y lo detuvieron. En un registro posterior se encontró el segundo cuchillo empleado en este ataque.

Compartir el artículo

stats