Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una gran planta fotovoltaica y una envolvente térmica, metas del primer concello de Galicia comprometido con el clima

La fotovoltaica ocuparía más de cien hectáreas y sería una de las mayores de España | Vilamarín también proyecta una instalación de cogeneración con biomasa, que ayudaría a evitar incendios, así como instalar puntos de recarga para vehículos eléctricos en el polígono y el núcleo principal

Placas solares en edificios públicos, calefacción con pellets y sustitución de bombillas antiguas por led, medidas que ya ha ejecutado Vilamarín. // IÑAKI OSORIO

En 2023, Amador Vázquez, de 74 años, cumplirá cuatro décadas como alcalde de Vilamarín, un municipio rural de la comarca de Ourense, con menos de 1.900 habitantes y una edad media que supera los 55 años, que se ha convertido en el primero de Galicia –y en el séptimo de toda España– en comprometerse con el objetivo de la neutralidad de emisiones a la atmósfera en 2050, asumiendo como propios los nuevos objetivos de la Unión Europea en materia medioambiental.

Después de Vilamarín, que dio el primer paso, en la provincia de Ourense solo ha asumido la misma meta Vilar de Santos. “Nací aquí, me crié aquí y vivo aquí, y me gustaría dejar un sello, algo así como un legado”, proclama el veterano regidor del PP, un profesor que fue diputado provincial, delegado territorial de Obra Públicas y senador durante dos legislaturas completas –la VII y la VIII– y la mitad de una tercera –la IX–, entre los años 2000 y 2010.

La semana pasada, la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, se reunió con el alcalde para conocer los proyectos locales de Vilamarín de cara al objetivo del 2050. La Xunta destaca que este concello de Ourense ha planificado “una batería de acciones para conseguir un municipio más limpio, sostenible y verde, en las que implica a los vecinos y al tejido productivo”.

"La intención es producir energía desde aquí, para que el concello se beneficie, recibiendo los vecinos un canon por el aprovechamiento de sus propiedades, más los ingresos por el IBI y la licencia de instalación. Se generaría riqueza"

decoration

Amador Vázquez, que se vale de un esquema de su puño y letra en un folio, desgrana las iniciativas en un encuentro con FARO. “No sabía que éramos el primer concello, ni se me pasaba por la mente, pero tras asesorarme con un técnico, teniendo en cuenta el nuevo horizonte de los fondos Next Generation, tomamos la iniciativa porque me parece importante suscribir el Pacto de los Alcaldes por el Clima y la Energía”, defiende.

El alcalde de Vilamarín, Amador Vázquez (PP), en su despacho. // IÑAKI OSORIO

Primero, echa la vista atrás, a la década de los ochenta. “Queremos contribuir en todo lo que podamos a la preservación del clima y del medio ambiente, que siempre ha sido uno de los grandes temas, desde que me presenté por primera vez a las elecciones, en 1983. Ya entonces era uno de los objetivos”, dice.

“Aquel mismo año empezamos a recoger la basura con un tractor por las aldeas, el año siguiente pedimos a la Diputación un vehículo pequeño de Protección Civil, compramos un remolque y seguimos recogiendo la basura en todos los núcleos. Imprimimos unos carteles que decían: ‘Vilamarín verde, lixo non’. Creamos dos talleres de empleo para sanear todo el río Barbantiño, que nace en Barbantes, en Vilamarín, y desemboca en Barbantes, en Punxín. Sacamos camiones llenos de basura: había colchones, electrodomésticos, elementos metálicos, de todo”, recuerda Vázquez.

La Xunta sostiene que los ayuntamientos, como administraciones más próximas al territorio y al ciudadano, tienen gran capacidad para mejorar la eficiencia mediante acciones concretas para mitigar el cambio climático. Durante su visita de hace unos días, Ángeles Vázquez felicitó a Vilamarín por su carácter pionero en la meta de la neutralización de las emisiones a la atmósfera, y puso a este concello ourensano como “ejemplo y referencia” para los otros 312 de Galicia.

Los nuevos proyectos previstos para este municipio, mucho más ambiciosos, darían continuidad a pasos ya acometidos en los últimos años, centrados en la eficiencia energética, el ahorro de la factura y la reducción de emisiones de C02.

Luz led y calefacción a pellets

“Desde el primer momento tratamos de depurar las aguas y detectamos fugas. Instalamos calderas de pellets para hacer más eficiente el sistema de calefacción y en todas las instalaciones tenemos led, cuya instalación también está bastante avanzada en el alumbrado exterior de todas las parroquias, porque las lámparas antiguas estaban deterioradas y con muchas horas de producción”, explica Amador Vázquez. Las bombillas tenían 30 años. “Además, pusimos placas solares en recintos municipales como el gimnasio o el velatorio.

La arquitecta municipal señala una de las placas solares instaladas en edificios públicos de Vilamarín. // IÑAKI OSORIO

Calderas de pellets para la calefacción. // IÑAKI OSORIO

Estas mejoras suponen un ahorro de hasta el 60%, de unos 1.500 euros al mes. "El objetivo es poder llegar a 3.500”, señala el regidor, una cantidad relevante para un ayuntamiento con un presupuesto anual de 1,2 millones de euros y que pretende recuperar la cifra de 2.000 habitantes para que las aportaciones mensuales del Estado también aumenten.

Desde que perdió ese nivel de censo, la merma mensual es de 3.000 euros. El saldo vegetativo es negativo, la caída de población se acentuó en 2019 pero, en lo que va de año, “han nacido 7 u 8 bebés, el lunes inscribimos a la última”, dice el alcalde. “Estamos al lado de Ourense, nos atraviesan dos carreteras nacionales, tenemos muchos y buenos servicios. Esto tiene que tener futuro, y la meta es recuperar los 2.000 habitantes”.

Vista del núcleo principal de Vilamarín desde la Casa do Concello. // IÑAKI OSORIO

Una de las iniciativas planteadas para el compromiso climático es instalar puntos de recarga –abastecidos por la energía solar– para vehículos eléctricos en el polígono de Tamallancos y en el núcleo de Vilamarín, el principal del concello homónimo.

“Estamos en contacto con una empresa de Sevilla para la planta fotovoltaica. Ya hemos tenido un par de reuniones, estoy hablando con los vecinos para intentarlo”

decoration

“Sería además una forma de atraer gente al restaurante y la gasolinera del polígono, y el punto en el núcleo de Vilamarín daría servicio donde tenemos concentrados los edificios públicos”, destaca el político local. Otra acción prevista es reponer la flota de vehículos municipales con eléctricos, para Protección Civil, los trabajadores de obras o el encargado de mantenimiento.

Uno de los proyectos más ambiciosos está ya en fase de negociación. Se trata de la construcción de una gran planta fotovoltaica, que ocuparía más de un centenar de hectáreas en tres parcelas de montes comunales, de unas 35 hectáreas cada una, ubicadas en la falda de A Martiñá, en las parroquias de Prado, Río y parte de Vilamarín.

“Estamos en contacto con una empresa de Sevilla. Ya hemos tenido un par de reuniones, estoy hablando con los vecinos para intentarlo”, anticipa Amador Vázquez. Si la idea fructifica, Vilamarín contaría con una de las mayores instalaciones de España de estas características.

“Vamos a intentar que el proyecto salga adelante por todos los medios, que no se diga que se pudo haber hecho algo y no se logró”

decoration

“La intención es producir energía desde aquí, para que el concello se beneficie, recibiendo los vecinos un canon por el aprovechamiento de sus propiedades, más los ingresos por el IBI y la licencia de instalación. Se generaría riqueza en Vilamarín, en Ourense y en Galicia, con la creación de puestos de trabajo en una zona que es la más despoblada del municipio”, indica Amador Vázquez.

Vilamarín intenta sumar a este proyecto a propietarios de parcelas más pequeñas, que también se beneficiarían en función de la superficie que sumen al proyecto. El pasado sábado, hubo una reunión con representantes del monte comunal de Pazos, también ha habido conversaciones con vecinos de Rozadas y hoy está prevista otra reunión informativa.

“Vamos a intentar que el proyecto salga adelante por todos los medios, que no se diga que se pudo haber hecho algo y no se logró”, reivindica el regidor, que busca el consenso.

Años de plazos

“Se está informando y tratando de asesorar a los vecinos, yendo siempre de frente, para que sean ellos los que decidan y vean si les resulta rentable y les conviene. Estamos hablando con ellos, y por tiempo y dedicación en el proyecto no será. Queremos que sean energías limpias de verdad, no queremos complicar la vida a los vecinos”, afirma. Amador Vázquez calcula que serán necesarios dos años para conseguir todos los permisos sectoriales y otros dos para construir la planta fotovoltaica.

También nos gustaría construir una planta de cogeneración con biomasa, para producir energía y limpiar los montes. Evitaríamos los incendios y crearíamos puestos de trabajo. Tenemos una parcela disponible de 2 hectáreas que reúne las condiciones, y estamos a expensas de cómo salen las subvenciones. La ubicación es ideal, con un punto de conexión de media tensión que se encuentra al lado”, indica el alcalde sobre otro proyecto ligado a la preservación del medio.

Galicia ha conseguido reducir las emisiones de efecto invernadero en un 23,8%, hasta situarse 32 puntos por debajo de la media de toda España. La última cumbre por el clima, la COP26 de Glasgow, ratificó el objetivo de que no se superen los 1,5 grados de aumento de la temperatura media del planeta a finales de este siglo

“Ya siendo muy ambiciosos y pensando más a futuro, nos gustaría crear una gran envolvente térmica para los edificios y las viviendas, suministrando corriente con placas fotovoltaicas al Concello, la residencia, el auditorio, el centro de salud, las viviendas sociales, o el propio pueblo de Vilamarín. En el polígono de Tamallancos, que los vecinos puedan tener sus naves calefactadas de forma casi gratuita. Es un plan ambicioso, pero lo contempla la normativa, y por ganas e ilusión por nosotros no va a ser”, asegura.

Trabajadoras públicas del Concello de Vilamarín, junto al alcalde, en el exterior de la casa municipal. // IÑAKI OSORIO

La Consellería de Medio Ambiente considera que acciones locales como las que proyecta Vilamarín ahondarán en el objetivo de la protección del clima. Galicia ha conseguido reducir las emisiones de efecto invernadero en un 23,8%, hasta situarse 32 puntos por debajo de la media de toda España. La última cumbre por el clima, la COP26 de Glasgow, ratificó el objetivo de que no se superen los 1,5 grados de aumento de la temperatura media del planeta a finales de este siglo.

300 personas trabajan en el polígono local

En Vilamarín, las empresas pagan menos impuestos cuanto más empleos creen, entre un 90 y un 10%. En el polígono de Tamallancos hay dos docenas de empresas radicadas, que dan trabajo a unas 300 personas. El año pasado, el IBI bajó un 20%, equilibrando el presupuesto con una actualización que hizo aflorar a quienes no pagaban.

Nunca hubo impuesto de plusvalía, dice el alcalde, que destaca la recuperación de 13 viviendas municipales –además de 27 de protección oficial– para alquileres baratos.


Una de las calles del polígono de Tamallancos, en Vilamarín. // IÑAKI OSORIO

Compartir el artículo

stats