El Parlamento gallego aprobó en la jornada de ayer una proposición no de ley –presentada por el grupo popular– en la que se insta a la Xunta a aprovechar el proyecto del nuevo edificio ambulatorio –que se construirá en 2022 en el Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO)– para ampliar los espacios dedicados a las asociaciones para enfermos y familiares.

“Se trata de lugares, en definitiva, para informar, proteger y acompañar a los pacientes y que deben servir para promover esa comunicación directa entre los enfermos y las asociaciones para que puedan prestar ese apoyo adicional a la labor que desempeñan los propios profesionales sanitarios, tan necesaria cuando hablamos de salud y que, sin duda, mejora la calidad de la asistencia en su cómputo global”, apuntó la diputada Noelia Pérez en su intervención ante el resto de grupos políticos.