La Consellería de Política Social solicitó en el Parlamento que los grupos políticos presentes en el Concello de Ourense reconsideren su postura y aprueben el cambio de PXOM necesario para la construcción de la residencia de mayores que financiará la Fundación Amancio Ortega y que está previsto se construya en la parcela del barrio de O Pino –donde antes se emplazaba la estación de autobuses–.

La secretaria xeral técnica de la cartera María Francisca Gómez apeló a la Administración Local durante su respuesta a una pregunta para desbloquear lo que consideran como “un importante proyecto para la ciudad y para mejorar la atención de las personas mayores”.

En esta línea, señaló que la preferencia de la Xunta de Galicia es que el nuevo centro pueda construirse en Ourense y que “con este objetivo llevan trabajando desde enero”, según afirmó.

Así las cosas, recordó que esta infraestructura supondrá una inversión total de unos 12 millones de euros y permitirá poner a disposición de las familias de Ourense 120 plazas públicas. Además, su puesta en funcionamiento traerá la creación de 110 puestos de trabajo.

El diputado del BNG Iago Tabarés reprobó a la secretaria xeral de Política Social que en sus argumentos se escudara en la ausencia de PXOM de la parcela inicial para cambiar la localización de la residencia, dado que ya en 2018 se delimitaron las parcelas definitivas para el centro y, conociendo por lo tanto ya esa circunstancia, no consideró que esta constituyera un impedimento para la construcción del mismo.

Destacó que la indefinición del proyecto no atañe solo a la parcela, sino también a aspectos como o su coste o el empleo que generará porque los datos “van variando sustancialmente con el paso del tiempo”.