Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sol, un presunto despiste con la radio y dónde cruzó el peatón, claves en el juicio de un atropello mortal

El encausado alega que la víctima, de 77 años, cruzó detrás de un coche y no la vio hasta que la tuvo "encima" | Dijo a la Policía Local que estaba manipulando la radio, pero en el juicio matizó que fue antes

El acusado, ayer en el juicio. // F. CASANOVA

Un conductor treintañero fue juzgado ayer en el Penal Número 1 de Ourense por un atropello que, debido a la gravedad de las lesiones, terminó causando la muerte a un peatón de 77 años, quien falleció tres días después del suceso. La Fiscalía solicita 2 años de prisión más 2 años y medio de privación del derecho a conducir, lo que conllevaría la pérdida del carné.

El encausado alega que el siniestro no se produjo en el paso de peatones, sino fuera del espacio delimitado, y sostiene que no vio cruzar al septuagenario, sino solo cuando ya se encontraba “encima” de su vehículo. “Me debió de cruzar detrás de un coche. Me molestaba un poco el sol, que me daba de frente, el hombre me salió de repente y no me dio tiempo a frenar”, manifestó el conductor.

“Menudo golpe le he dado”

Dos agentes de la Policía Local plasmaron en el informe la frase “literal” que les dijo el encausado después de este siniestro: “Salía de trabajar, me puse a manipular la radio y no vi al peatón cruzar, menudo golpe le he dado, no pude frenar porque no lo vi”, reflejaron los municipales.

“Exactamente eso no lo dije”, adujo el conductor ayer. El joven también matiza la cuestión de la radio. “Dije que había subido el volumen a la música pero eso fue antes, antes incluso de ver el paso de peatones”.

El grave siniestro ocurrió el mediodía del 6 de octubre de 2019, sobre las 14.05 horas. El acusado, sin antecedentes penales y que dio negativo en la prueba de alcoholemia, circulaba por la calle Ponte Sevilla, sentido San Cibrao das Viñas, un tramo con dos carriles de circulación y una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora. Salía de trabajar.

A la altura del número 7, pese a que había señalización vertical y horizontal de un paso de cebra, presuntamente a causa de que conducía sin prestar la atención debida por estar manipulando el aparato de música –es lo que sostiene la Fiscalía de Ourense–, no se percató de que un peatón de 77 años estaba cruzando de forma correcta. El señor había recorrido ya una distancia de 8,70 metros desde la acera, según la Policía Local. También barajaron que el sol hubiera podido incidir en la visión del conductor, tal y como los agentes expusieron ayer en la sala.

El encausado, visualizando un informe, junto al fiscal y a su abogado. // F. C.

El tramo está limitado a 50 km/h y, según el cálculo de los municipales, el acusado iba a unos 46, a una velocidad adecuada. Es una cifra que se obtiene de la distancia entre el vehículo y el peatón tras el impacto, puesto que no había testigos ni tampoco huellas de frenada. La víctima quedó a catorce metros del paso de peatones. El joven sostiene que circulaba a unos 30 km/h, “muy despacio”.

El conductor no lo manifestó a los agentes, como sí hizo en instrucción y ayer en juicio, pero la Policía Local recogió la posibilidad de que el sol le diera de frente. “Era un día despejado y el sol sí daba directamente pero no sé si con una cantidad lumínica suficiente para deslumbrar. Él no lo refiere, pero yo lo reflejé”, declaró un agente ayer. En esas circunstancias, “un despiste por muy leve que sea” –el de manipular la radio, presuntamente–, habría hecho que el vehículo recorriera una distancia sin margen para que el conductor parara al ver al peatón.

Cruzaba de izquierda a derecha, según el sentido de la marcha del coche. Primero cayó sobre el capó y, posteriormente, tras el frenazo, acabó precipitándose al suelo. Falleció tres días más tarde. Los familiares renunciaron a ejercer acciones civiles.

Compartir el artículo

stats