Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense registra el mayor volumen de compra de vivienda usada desde 2010

La pandemia y la falta de oferta urbanística, por la ausencia de un PXOM moderno, provocan que en el primer trimestre de 2021 se realicen 350 transacciones de este tipo

El Concello dio una licencia de obra para la construcción de 209 viviendas en As Lagoas. | // IÑAKI OSORIO

El confinamiento domiciliario, provocado por la pandemia, cambió en muchos casos la visión de la sociedad y moduló los gustos a la hora de encontrar y comprar vivienda, enfocándolos a un hogar más funcional y con más espacio. No solo con la pretensión de tener terraza o una pequeña zona ajardinada, sino con el requisito de vivir en una zona residencial, pero alejada del núcleo urbano de la ciudad.

En este escenario, la provincia de Ourense registró el pasado trimestre el mayor volumen de transacciones inmobiliarias de vivienda usada de los últimos diez años. Y es que la necesidad de respirar aire y sentir la libertad de los núcleos rurales o de los perímetros rurales de las grandes urbes supuso uno de los incentivos para cambiar de vivienda. En total, los registradores de la propiedad contabilizaron 350 compraventas de vivienda usada en los primeros tres meses del 2021. Un volumen histórico que aumenta de forma paulatina durante los últimos años. En el balance intertrimestral, el porcentaje se sitúa en un 10,8%, el más auge más grande de los últimos cinco años.

Las estadísticas hablan que esas 350 transacciones suponen el 80% del negocio inmobiliario en lo que va de 2021, frente a la compra de vivienda nueva que desciende un 30%, con respecto a 2020. Y es que en los últimos años, se está viendo un descenso de este tipo de transacciones por la escasa oferta urbanística, principalmente, en el Concello de Ourense, donde no existe un plan urbanístico moderno para revitalizar y dinamizar un sector que todavía se rige por la norma urbanística de 1986.

La capital frente al rural

La búsqueda de viviendas con una mayor superficie mostraban una cierta tendencia a debilitar el factor de localización de las grandes urbes, en detrimento de zonas más bucólicas o apartadas. Una filosofía que parecía que con el teletrabajo se estaba instalando en la sociedad, para instalar el núcleo familiar en entornos rurales de ciudades importantes que tengan los mismos servicios que las capitales. Sin embargo, los resultados del primer trimestre, tanto en el ámbito nacional como en el provincial, la línea marcada por las transacciones inmobiliarias es completamente opuesta.

Los resultados, en general, muestran que las capitales siguen manteniendo la fuerza del mercado y en Ourense también lo hace. De hecho, la capital ourensana se sitúa como la cuarta capital de España, con respecto a su provincia, con más volumen de compraventa de vivienda. Según los resultados, la ciudad registra el 56% de las transacciones de la provincia, un peso de mercado significativo que habrá que esperar a los resultados anuales para ratificar si se mantiene la tendencia de los últimos años o es un trimestre coyuntural. El peso de la capital aumenta con respecto al mismo periodo de 2020, un 11.4%, a pesar de la falta de suelo urbanizable y las trabas políticas al no llegar a un acuerdo por un PXOM moderno. Las transacciones inmobiliarias en Ourense siguen todavía el patrón nacional y la tendencia de buscar piso en zonas urbanas, en la mayoría de los casos.

Compartir el artículo

stats