Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hasta pronto para 38 sanitarios que finalizaron su etapa como residentes

24 especialistas se despiden tras culminar su formación posgrado en el CHUO y 14 en atención primaria | La comisión docente ha ido aumentado disciplinas hasta llegar a 23

Grupo de residentes de atención familiar y comunitaria. | // IÑAKI OSORIO

Un contrato como especialista en enfermería de salud mental en el CHUO. Es el deseo inmediato de Eva Piñeiro Vázquez, una de las cinco enfermeras que ayer recibió la certificación de su especialidad que da por concluida su etapa formativa. El último año ejerció su residencia en plena crisis del coronavirus y pronostica que “la segunda pandemia va a ser la de la salud mental, sin lugar a dudas”, afirma.

Junto a ella recogieron las certificaciones otros 37 sanitarios que también completaron su formación en el área sanitaria de Ourense en diferentes especialidades médicas, de psicología, farmacia y enfermería.

El acto de despedida se celebró en el Centro Cultural Marcos Valcárcel y se organizó en dos turnos para cumplir la normativa sanitaria. Primero los 24 residentes de atención hospitalaria que se formaron en el CHUO y a continuación los 14 sanitarios de medicina familiar y comunitaria que completaron esta etapa en atención primaria. Concretamente en las especialidades de pediatría y áreas específicas, aparato digestivo, medicina intensiva, medicina interna, nefrología, neumología, oncología médica, psiquiatría, medicina preventiva y salud pública, cirurgía ortopédica y traumatología, farmacia hospitalaria, anestesiología y reanimación, oftalmología, cirugía general y de aparato digestivo, hematología y hemoterapia, psicología clínica, ginecología y obstetricia y otorrinolaringología. Además de tres enfermeros en la especialidad obstétrico-ginecológica y salud mental.

En atención familiar y comunitaria completaron su residencia doce médicos y dos enfermeros.

Especialistas que realizaron su residencia en el CHUO. | // IÑAKI OSORIO S. de la fuente

A todos ellos, la directora de Procesos Asistenciales, Mar Vázquez Salvado, les recordó la “gran tarea y gran responsabilidad” que tienen por delante, pero también la “oportunidad de hacer cosas grandes y valiosas”. Destacó la trascendencia, sobre todo este último año, que ha adquirido la medicina comunitaria: “Hemos vivido más que nunca la necesidad de preservar la salud de la población global”.

De hecho, estos especialistas vivieron su último año de formación posgrado de manera singular, una etapa impredecible en la que tuvieron que compaginar su formación con los cambios que el sistema sanitario público tuvo que asumir para hacer frente a la pandemia. Así lo destacó Soledad Cameselle, especialista en oncología médica, que habló en el primer turno en nombre de los residentes. “Nos hemos visto afectados por la pandemia”, dijo, y aludió a las carencias pero también las fortalezas del sistema. Agradeció el apoyo del equipo docente y de todos los profesionales sanitarios y se comprometió, en nombre de todos, a afrontar el futuro “con ilusión”.

La Comisión de Docencia de Ourense lleva 40 años formando especialistas. En la actualidad son 23 disciplinas y un total de 58 plazas acreditadas.

Compartir el artículo

stats