Dos años y medio pide el fiscal para dos acusados de tenencia ilícita de una pistola modificada: uno –se expone a la expulsión del país– la sacó en un bar tras ser requerido por la camarera para que se fuera. Del otro había ADN en el arma, abandonada en la acera.