Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una red vecinal de ayuda, para las otras mujeres que no son “Rociíto”

Las 20 asociaciones vecinales de “Miño” detectaron en sus barrios y ayudaron a 84 mujeres en situación vulnerable, sin medios para abogados o atención psicológica

Representantes de las 20 asociaciones vecinales de “Miño” adheridos a esta red de ayuda.   | // I.O.

Representantes de las 20 asociaciones vecinales de “Miño” adheridos a esta red de ayuda. | // I.O.

Un total de 84 mujeres en situación de vulnerabilidad, y con edades comprendidas entre los 24 y los 83 años, han conseguido en su propio entorno, una mano amiga, que las ha ayudado y les han dado ayuda profesional, para tratar de solventar situaciones muy variadas, que van desde violencia de género o violencias machistas, mujeres viudas, mayores y con dependencia, contexto de minorías étnicas o con dificultades para salir adelante por ser el único timón de una familia monomarental .

Este puente solidario entre vecinos es la Rede Veciñal de Mulleres, un programa de intervención comunitaria pionero, con apoyo de la Xunta a través del área de Igualdade, al que está adherida la Agrupación de Asociaciones de Vecinos del Rural de Ourense, “Miño”.

Esas veinte asociaciones de vecinos, son las “vigías” de sus barrios, que, por proximidad, han detectado o a las que han acudido directamente a pedir ayuda, esas mujeres en situación vulnerable, y casi siempre sin recursos, para acceder a psicólogos de pago, los mejores abogados, y que no disponen de una plataforma televisiva “para hacerse oír” indica la presidenta de Agrupación Miño, Lorinda Fernández, en clara referencia al mediático caso de violencia de Rocío Carrasco, “Rociíto”.

Muchas de estas mujeres sin recursos ni voz, que les ha obligado a “callar para estar vivas” , dando la vuelta al titulo de polémica docuserie de Mediaset, han podido salir adelante gracias a este programa de intervención, al que se ha adherido “Miño” con apoyo económico de la Secretaría Xeral de Igualdade y que las pone en una red de apoyos profesionales gratuitos para asesorarlas.

¿Cómo funciona?

Las asociaciones adheridas son las que detectado el problema, ponen a disposición de las víctimas servicios que van enfocados a acompañarlas de forma integral, derivándolas a “una profesional de orientación social, brindándole atención psicológica, servicio de mediación en conflictos familiares y comunitarios, orientación laboral o actividades para la adquisición de habilidades sociales” explica Lorinda Fernández,. Todo ello “a través de las especialistas de cara área que participan en este programa” puntualiza,y cuyo objetivo es, según la problemática que presenten, ayudarlas a salir de esa situación de vulnerabilidad por violencia machista, maltrato o cualquier tipo de exclusión social.

Perfil de las usuarias

Según el balance de estos dos años de adhesión de “Miño” a la Rede Veciñal de Mulleres, el perfil más habitual e la usuarias que han recibido más de 2.000 horas de atención especializada, es variado.

Solo este año fueron atendidas 18 mujeres, de las cuales 1 estaba en la franja de 18 a 24 años; 15 tenían de 25 a 49 anos; 1 entre los 50 a 64 y otra de más de 65 anos Desde 2019 fueron atendidas 84 mulleres y 54 de ellas, la gran mayoría tenían más de 50 años.

Compartir el artículo

stats