Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS SANITARIA GLOBAL

Siete casos activos cierran el segundo municipio más pequeño de la provincia

El alcalde de Beade, Senén Pousa: “Estoy preocupado por los vecinos pero también por el resto de la gente” | Mañana acompañará a Maside en el nivel máximo de restricciones

Una mujer camina sobre el fin del término municipal de Beade. | // FERNANDO CASANOVA A.G.T.

Un viaje de Silleda a Beade fue el detonante de la situación epidemiológica que vive el municipio ourensano. El comité clínico determinó que el segundo concello más pequeño de la provincia con 384 habitantes (el primero es A Teixeira con 315) tiene que cerrar la hostelería de forma permanente y hasta nuevo aviso, cancele todas las reuniones de personas no convivientes y apague los deseos de salir de los límites del municipio porque desde el próximo viernes entrará en el grupo de restricciones supremas, donde está Maside desde hace una semana.

Maside y Beade, los dos únicos concellos de Galicia con restricciones máximas

decoration

Los dos concellos ourensanos son los únicos territorios de toda Galicia que tienen estas medidas y ayer, según los datos facilitados por el Sergas, Beade tenía 7 casos activos y Maside 11. La situación de este último está controlada después de la implantación de las medidas por parte del gobierno gallego y un cribado que arrojó solamente un resultado positivo.

Senén Pousa: "Estoy preocupado no solo por los vecinos del concello, si no por toda la gente"

decoration

Diferente situación tiene Beade que ve como siete vecinos de los más de 380 que tiene en el concello están infectados del “bicho” y pueden ser más. Para ello, el Sergas hará un cribado el próximo viernes y el regidor del municipio, Senén Pousa, señala que “pusimos todo a disposición para que se aclara esta situación porque es una situación que me preocupa no solo por los vecinos del concello, si no por toda la gente en general”.

¿Cómo llegó el virus a infectar a siete personas en Beade? El regidor del concello señala que “pues empezó con un viaje de Silleda de unas personas a ver el vino que hacían aquí una familia, sin saber que traían el bicho. A cinco de la misma familia los ingresaron en Ourense y la cosa está muy mal”. El aspecto económico preocupa al alcalde, pero también la situación sanitaria ya que algunos vecinos están en el grupo de edad que se reconoce como más vulnerable: “La verdad es que es una situación preocupante por todo, pero esperemos que se resuelva pronto”.

El Bar Celta con la terraza vacía en la tarde de ayer. | // FERNANDO CASANOVA

En nivel alto

El comité clínico también decidió incluir a tres grandes villas en las restricciones de nivel alto. Carballiño con 21 casos activos, Xinzo con 25 y Ribadavia con 8 (según los datos de ayer) entraron en el grupo de concellos que solo podrán moverse entre los municipios con la misma incidencia, los bares solamente podrán servir en terraza y hasta las 18.00 horas y las reuniones de personas no convivientes se reducen a cuatro personas. Además de estos concellos mencionados seguirá en nivel alto de restricciones Vilardevós que tiene 7 casos activos, los mismos que hace una jornada pasada.

Estas medidas entrarán en vigor ya desde mañana y con ellas, el gobierno gallego pretende mandar un mensaje de responsabilidad y prudencia para reducir la movilidad durante la Semana Santa, para que no se produzca rebrotes y se rompa la estabilización de la incidencia que hay ahora mismo en Ourense, una de las más bajas de todo el territorio nacional.

Cribado a 150 personas para detectar asintomáticos


La evolución epidemiológica del concello ourensano de Beade llevó a las autoridades sanitarias a programar un cribado en el municipio con el fin de detectact personas asintomáticas y tratar de frenar la transmisión del virus. Desde los servicios médicos, se convocó a 150 personas del municipio, un poco menos de la mitad que residen en él, para tratar de clarificar la situación epidemiológica real que está atravesando Beade. En concreto se llamó a personas de un rango de edad amplio, de entre 18 y 74 años, para hacerles una PCR en el centro de salud del municipio. Autoridades sanitarias y políticas ven fundamental la celebración del cribado masivo para frenar un virus que tiene preocupado a los vecinos y vecinas del municipio tras los últimos contagios.

Compartir el artículo

stats