Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Silvia Alonso | Abogada y nueva habilitada nacional del Concello de Ourense. Cantante

“Es un honor ser la primera mujer oficial mayor del Concello, pero no dejaré la música”

Se define como una persona poliédrica: “No renuncio a la Silvia que fue gimnasta, a la servidora pública ni a la cantante, una faceta que salió a la luz hace solo 6 años”

Silvia Alonso, ayer, en su despacho en el concello. Iñaki Osorio

La abogada ourensana Silvia Alonso, es desde el pasado lunes la primera mujer que ocupa el cargo de oficial mayor del Concello de Ourense, desde que arrancó esta institución en la Edad Media, pero es su atípico curriculum “de mujer poliédrica”, como ella misma dice, lo que la define. Empezó como gimnasta en la élite nacional e internacional de la gimnasia rítmica, siendo aún una niña, junto con las también ourensanas Pino Díaz o Marta Bobo. Se retiró en 1985, con solo 17 años, de la gimnasia rítmica para estudiar Derecho y ganó unas duras oposiciones de habilitada nacional. Hace solo 6 años siendo ya secretaria del Concello de Barbadás, unos amigos descubrieron sus dotes vocales y tiene ya tres discos en el mercado. No va a renunciar a ninguna de las “silvias" y facetas que hay en ella. Todas seguramente le ayudarán a ser ahora secretaria de la corporación más fragmentada de la historia y con un gobierno de solo tres miembros.

–Para empezar ¿ Qué es y cuál es el cometido de un oficial mayor?

–Somos funcionarios del Estado can categoría de secretarios de ayuntamiento, lo que nos permite trabajar en concellos del ámbito estatal tras ganar las oposiciones. En mi caso empecé como secretaria de segunda categoría en Barbadás en donde estuve 17 años, los últimos ya como secretaria de primera categoría, lo que me permitió optar, siempre por oposición a esta plaza del Concello de Ourense. Mi cometido, al haber ya un secretario que queda para el pleno, es apoyar a a junta de Gobierno local y en general dudas y consultas de toda la corporación.

¿Orgullosa de ser la primera mujer en el cargo en la larga historia del Ayuntamiento?

–Sí, es un honor y me hace ilusión, aunque en el mundo de las oposiciones, por fortuna para las mujeres, lo que se valora son nuestros conocimientos en la oposición nacional. Ser mujer no va en contra ni a favor. Nadie decide, como en una empresa si entras al cargo o quedas fuera por ser mujer.

–¿Cómo se produce el salto de la gimnasta hasta el Derecho?

–La gimnasia rítmica era una actividad extraescolar más de unos padres de familia numerosa , y que siempre cultivaron una educación que combinaba deporte, Conservatorio e idiomas. Empecé a los 10 años en la gimnasia rítmica con un equipo que ganó premios nacionales e internacionales, pero la carrera de una gimnasta era breve. A los 17, con Cou rematado planteé en casa hacer Arte Dramático. Ya había hecho algo, pero mi padre dijo que antes tenía que buscar un trabajo de que vivir. Así me licencié en Derecho, gané las oposiciones como habilitada nacional y me considero una servidora pública. Somos cuatro hermanos, todos abogados y tercera generación de una familia de abogados y servidores públicos. A eso vengo a Ourense a servir a los ciudadanos.

–Frente al currículum monocorde de cualquier cargo público usted encima es cantante.

–Eso fue un poco casualidad. . Nunca canté en público por pudor. Pero hace 6 años un magosto me animaron a hacerlo y ahí se desencadenó todo. Di clases de canto siendo ya secretaria en Barbadás alguien hizo trampa grabó una maqueta la movió y... tengo tres discos en el mercado. En el escenario me transformo. No voy a dejar la música ni las otras facetas. Todas las mujeres debemos hacerlo no renunciar a lo que nos completa.

–¿Le asusta la situación a la que se enfrenta, con un alcalde en mimoria de tres en el gobierno?

–La vida son retos. Es cierto que es más fácil trabajar para un Gobierno en mayoría, y trabajar sin COVID, o con todo el personal necesario. Pero no me da miedo. Estoy para lo que me necesiten. Yo soy servidora pública, asesora legal: No me asusta quién ni cómo gobierna el Ayuntamiento

–Y de su ·"jefe político" Jácome ¿Qué opina?

–No es de buena educación hablar de política ni de religión. Repito, el Concello está para servir al ciudadano. Es mi cometido.

Compartir el artículo

stats