Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las lluvias ponen casi al límite al Miño e inundan cultivos en la Lagoa de Antela

Plantaciones de patatas y cereales en peligro en esta zona de A Limia

Zonas cubiertas de agua en tierras de la antigua laguna. | // FERNANDO CASANOVA

El nivel del Miño en la ciudad de Ourense, el martes. | // F. CASANOVA

Antela fue una laguna y la naturaleza se encarga de recordarlo con cierta frecuencia en los últimos años. Las lluvias de estos días inundaron los cultivos que la cubren, de patatas y cereales, y los pronósticos de abundantes lluvias para hoy los hacen peligrar aún más. Pero esta situación preocupante también la presentan varios ríos de la provincia. Concretamente el Miño, especialmente en su curso por el municipio de A Peroxa, que ayer se encontraba cerca del nivel de alerta.

La laguna de Antela está considerada el humedal más grande de España. Tenía una superficie aproximada de 3.600 hectáreas abarcando pueblos de los concellos de Xinzo, Sarreaus, Vilar de Barrio, Xunqueira de Ambía, Sandías, Vilar de Santos, Rairiz de Veiga y Porqueira. Con 7 kilómetros de largo y seis de ancho, algunas zonas las pozas podían alcanzar los 3 metros de profundidad.

Y aunque fueron muchos los intentos de desecar la laguna, fue finalmente en 1958, bajo la dictadura de Franco, cuando comenzaron las labores de desecación bajo justificaciones como las de deshacerse de esas masas de aguas sin utilidad para destinarlas a tierras para un uso agrícola en las que dar trabajo a la población, o la del saneamiento de estos humedales a los que se les consideraban focos de enfermedades.

De su riqueza biológica destacaban las miles de aves acuáticas que la utilizaban durante todo el año.​ En el que fue en su día el sur de la laguna se instalaron, a partir de 1972, varias empresas de extracción de arena, y actualmente se intenta rescatar aquella riqueza biológica mediante la recuperación de las charcas de las areneras abandonadas.

Pero partes de la superficie ocupada ahora por cultivos se ven afectadas seriamente en épocas de abundantes lluvias. Parcelas de patata y cereales se pueden ver estos días totalmente inundadas. En la zona de A Limia hay el contraste de abundante agua en invierno no solo por las lluvias sino porque “A Limia tiene muchas fuentes y cuando rompen esas aguas tienen que ir a algún sitio, y también la del deshielo de las montañas nevadas”, apunta un vecino del lugar. En cambio en la laguna en verano dice que el canal pasa a mínimos, e incluso seca.

Prealertas por desbordes de ríos

De la situación en toda la provincia, los ríos de la cuenca Miño-Sil estaban ayer al límite de sus capacidades. La Confederación Hidrográfica activó la prealerta en la confluencia del río Avia y Miño que en Ribadavia subió un metro el nivel, y hay previsión de nuevas crecidas. También prealerta del Miño en A Peroxa, y el río Arnoia rebordó en Baños de Molgas, el Támega en la comarca de Monterrei, y el Limia en Xinzo. Y ante los pronósticos de más lluvias para hoy, hasta 60 litros/m3 en 24 horas, el ente hidrográfico prevé un empeoramiento de todos los cauces, y pide precaución.

Compartir el artículo

stats