Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MANUEL REIGOSA ROGER | Rector de la Universidad de Vigo

"Relaciones Internacionales será un título de prestigio y una línea para captar talento"

El rector confía en que la crisis municipal no frene la creación del Centro de Inteligencia Artificial con el que la UVigo quiere colaborar

Manuel Reigosa, en el edificio Exeria de Vigo.

Manuel Reigosa, en el edificio Exeria de Vigo. // Marta G. Brea

Arrancó el curso universitario con estrictas medidas de protección y seguridad ante la pandemia, y el compromiso de todos los centros de apostar por la máxima presencialidad. En Ourense, la nueva normalidad llega con un mayor volumen de alumnado en primer curso y la continuidad en la tramitación de nuevas propuestas de titulación. El gasto extra que la Universidad de Vigo ha asumido para cubrir los gastos vinculados al Covid no conllevarán, en principio, recortes en el presupuesto del campus. "Vamos a tener un buen año posconfinamiento", señala el rector.

-Arranca el curso con cifras récord de matrícula en Ourense y una ocupación del 107%, la más alta de los tres campus de la UVigo. ¿Guarda relación con la crisis sanitaria?

-Hay un porcentaje de este éxito que probablemente sea circunstancial y tenga que ver con el curso tan especial por el Covid. Que algunas personas que pensaban estudiar fuera, ante posibles atrancos de movilidad hayan preferido quedarse aquí. También se ha visto que durante este año especial el curso pasado las cosas se hicieron bien. Además, los estudiantes de la UVigo tienen el compromiso de que vamos a ir a la máxima presencialidad posible, que no es del 100% en todas las titulaciones pero ellos saben de antemano, antes de matricularse, como se va a desarrollar el curso si no hay que confinarse. Y que si en algún momento hay que tomar alguna medida más drástica, aprovechando la experiencia del curso pasado vamos a tener una solución bastante buena.

-¿Se están adaptando bien los alumnos y docentes a esta nueva normalidad?

-Sí. Puede haber algún atasco técnico puntual porque hay equipamientos nuevos en las aulas que permiten la interacción con los alumnos que están fuera. Pero, en principio, no hay ninguna incidencia reseñable.

-En Ourense, debido precisamente a la alta ocupación, algunas titulaciones como Historia han tenido que reformular su plan de docencia y establecer turnos de aulas 'online'. ¿Hay problemas de espacio?

-Espero poder acometer a lo largo del mes alguna reforma de espacios y volver a la máxima presencialidad. Pero mientras, como tenemos preparadas las aulas integra, podemos simultanear, de manera que una pequeña parte del alumnado está en casa o en una sala diferente. Es más incómodo porque hay que usar una cámara y un micro pero pueden intervenir en la clase. Es verdad que el éxito en Historia fue brutal al pasar de 40 a 60 en el grupo de grado. Es una subida espectacular. Ingeniería Aeroespacial también tuvo un éxito extraordinario y hubo que habilitar más espacio docente del que había y primero empieza en el bajo del Campus Agua, en un aula nueva especialmente preparada para esto, con separación de asientos. Si en algún momento algún grupo o aula, tiene que guardar cuarentena tenemos toda la experiencia del año pasado. Tenemos copiados todos los espacios docentes en el campus remoto y si hay que usarlo está viable los siete días de la semana.

-Este es un año clave para el campus, con un proyecto sobre la mesa para implantar el próximo curso el grado en Relaciones Internacionales. ¿En qué fase se encuentra la tramitación?

-Tenemos todo preparadao para que este martes la COAP le dé el visto bueno y pase al Consello Social. Están llegando algunas enmiendas que hay que valorar para mejorar en la medida de lo posible el proyecto. Y también ha pasado por los órganos de gobierno de la Universidad de A Coruña, ya que es un título compartido. En el caso de A Coruña sustituye a una titulación preexistente que tenía pocos alumnos, pero en el nuestro es fruto de una negociación que nos permitió tener un título adicional. Si hacemos las cosas bien va a ser una titulación de prestigio que va a atraer estudiantes de fuera. Además, combina muy bien con titulaciones que se imparten en el campus, como Derecho, ADE, Turismo e Historia, para formar programas conjuntos, que es una línea importante para captar talento. Por lo tanto, nos va a permitir, una vez implantado, pensar en PCEO que acaban atrayendo estudiantes muy comprometidos, muy buenos, y con un futuro profesional magnífico.

-El plan de estudios contempla un centro propio para esta titulación. ¿Donde se ubicará?

-En principio, teníamos acordado con el alcalde que durante la primera etapa utilizaríamos dependencias municipales. Primero no tiene necesidades de espacio muy importantes pero adelanto que estamos preparando una reordenación del campus. La aspiración es contar con un nuevo edificio para la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio que permita reubicar todos los espacios docentes e investigadores de este centro bajo el mismo techo. Eso nos permitirá disponer de nuevos espacios docentes que puedan ser compartidos y que sirvan a nuevas titulaciones.

-¿Es posible que la crisis sanitaria haya desplazado a segundo plano la propuesta de este nuevo edificio?

-Estamos con los datos preparatorios. Pedí a la unidad técnica que vaya haciendo trabajo inicial, planteando qué parcela se puede utilizar dentro del campus porque todavía hay cierta disponibilidad de espacios. Una vez tengamos eso, intentaremos sacar presupuesto para llevar adelante el proyecto y una vez lo tengamos, vendrá la búsqueda de financiación para la construcción del edificio. No le quiero poner fechas porque es complicado, pero sí querría aprovechar ese nuevo espacio para reordenar el campus.

-¿Ocuparía Relaciones Internacionales el antiguo pabellón de Física?

-Podría ser una opción.

-¿Ha concretado ya con el alcalde qué dependencias municipales se pueden usar?

-Hay disponibilidad en la ciudad. Pero, lo que yo pedí es algo temporal lógicamente, porque la construcción del nuevo edificio llevará tiempo. Por lo tanto, se trata de tener la seguridad de que si el curso que viene empezamos primero y no hay espacio en el campus tendremos una dependencia externa. Es una garantía.

-La UVigo colabora con el Concello de Ourense en la creación de un Centro de Inteligencia Artificial. ¿Cree que la actual crisis municipal puede afectar a este proyecto?

-Espero que no. El CIA es una aspiración que estaba planteada dentro de una campaña electoral y a nosotros nos parece muy interesante. Estamos a la expectativa, porque podemos firmar algún tipo de convenio a varias bandas. Yo aspiraría a alguno en el que estuviéramos todas las instituciones representadas en la última reunión que se celebró en La Molinera, justo antes del estado de alarma, en el que también estaba la UNED. Me gustaría poder aportar nuestro grano de arena. Obviamente no somos nosotros los que tenemos que tirar de ese carro, pero yo sigo manteniendo todas las puertas abiertas para que, si sale adelante este centro, pueda fortalecer las capacidades de Ourense tanto desde el punto de vista de la investigación como del desarrollo y creación de empresas. Desde luego me parece una idea muy interesante.

-La primera promoción de graduados en Ingeniería Aeroespacial se quedó este curso sin la opción del máster en Aeronáutica. ¿Hay acuerdo con la Universidad de A Coruña para que pueda implantarse por fin el que viene?

-El acuerdo con A Coruña, desde que nos sentamos los dos equipos rectorales, fue bastante fácil. En primero, los alumnos estarán en el campus de Ourense, matriculados en la UVigo; y en segundo, aquellos que prefieran hacer el TFG o alguna materia específica que se implantará en A Coruña, podrán hacer un traslado de matrícula. Tenemos un árbitro externo para que nos diga cual de los dos planes presentados escogemos y espero que el mes que viene tengamos ya el acuerdo escrito. Creo que no va a haber ningún atranco. Para mí fue una pena no tener el máster implantado, pero desde luego que este año lo vamos a tener.

-¿Está contento con ese acuerdo?

-Sí, es un acuerdo. Hay que pensar que, de ahora en adelante, las titulaciones en las que haya interés por parte de dos o tres de las universidades del SUG, probablamente pasen a ser interuniversitarias. En este caso, si bien contábamos con el grado exclusivo y capacidad para implantarlo, lo normal sería un reparto al 50%. Pero hay una postura comprensiva, incluso generosa, de A Coruña, dejando que la parte del león, la más importante, que es el primer curso completo se imparta en Ourense. Creo que la Escuela está razonablemente satisfecha, porque estábamos abocados a una situación sin salida. Hubiera preferido nuestra propuesta inicial, pero estoy satisfecho. Al acuerdo se llegó por consenso y es bueno para la escuela y para Galicia, porque conseguimos que todas las personas que tienen capacidad de aportar en el ámbito docente e investigador de Aeroespacial están a disposición de nuestros alumnos.

-El curso comenzó con obras en el Edificio de Ferro para implantar un sistema de energía geotérmica. ¿Se extenderá este proyecto a otros edificios del campus?

-Teníamos una propuesta inicial muy atractiva que nos permitiría convertir el campus en un referente de sostenibilidad y presumir de una oferta muy completa de captación de energía renovable. El proyecto actual salió con una financiación buena de la Xunta, pero nosotros aspiramos a completarlo, que tanto de un lado como de otro de la carretera tengamos captación de renovables. Espero que en este trimestre podamos mostrar lo que se hizo. Va a ir bien y rápido y podremos justificar la subvención que recibimos.

Compartir el artículo

stats