Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Greciet opinador

Clave de sol

Esteban Greciet

Del “plomo” al escaño

La desmesura del problema vasco

Quienes integramos de buena fe lo que podemos entender como la gente del común, normal y corriente, que vive y deja vivir, con presuntos derechos a tener y conservar, con convicciones personales y sociales, consuetudinarias, culturales, religiosas, políticas en fin, creemos tener también derecho a ser respetados en nuestras libertades sin acosos ni arbitrariedades impuestos por la fuerza.

La actual situación política en España ha caído, a mi modo de ver, en una especie de afán de transformación totalitaria, de radical matiz extremista, con imprudentes alianzas, incluso con ex-presos de probada procedencia terrorista, algunos de ellos excondenados que, cumplidas sus penas de cárcel, tienen en su haber asesinatos de políticos, militares y ciudadanos españoles de bien sin que conste arrepentimiento alguno por su parte. Aún faltaría mucho por juzgar.

Los que hemos vivido de cerca, en vivo y en directo, al frente de dos diarios donostiarras, los peores tiempos del terrorismo vasco, sabemos lo que fueron aquellas vivencias terribles de informar por encima de riesgos y amenazas, jugándose literalmente la vida.

"La actual situación política en España ha caído, a mi modo de ver, en una especie de afán de transformación totalitaria, de radical matiz extremista"

decoration

Que ahora veamos en la panoplia de candidatos a respetables políticos de la democracia a algunos de aquellos personajes, afines al acoso de entonces a los defensores de la ley, no solo nos produce sentimientos de rechazo sino también de perplejidad.

No digamos, frente a los actos de homenaje público a auténticos terroristas con muertos a sus espaldas, ahora puestos en libertad y aún tratados como respetables héroes de una buena causa.

Compartir el artículo

stats