DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fama, dinero y delito

La fama es fama como el dinero es dinero y no les afecta el maniqueísmo, lo bueno y lo malo. Ni dinero negro, ni dinero sucio, ni dinero sangriento: dinero es dinero, para los que creen que dinero es dinero. Desde las redes sociales la relación y la amoralidad del dinero y la fama están al alcance de cualquiera. A convertir la fama en dinero lo llaman “monetizar” que es cobrar por tener miles de seguidores, sean de los de “me gusta”, sean odiadores. Las redes son intensas y han cambiado el horrible refrán castellano de “dame pan y llámame tonto” por “llámame hijo de la reputa, pero dame euros”.

El algodón es buen soporte para monetizar la fama. Laureano Oubiña, casi 33 años dentro y fuera de la cárcel por narcotráfico, anuncia una línea de ropa sport con camisetas que estampan su caricatura y frases para sentirte malote. Su marca es “La nécora”, el nombre de la operación que le llevó a la cárcel. El lema para sus playeros es “Con las zapatillas ‘La Nécora’ Garzón no me hubiese cogido”. Los mensajes de antisistemagramer funcionan y se abre paso el delincuencer condenado. ¡Vivan la iniciativa y el emprendimiento!

Laureaño Oubiña, casi 33 años dentro y fuera de la cárcel, anuncia una línea de sport con camisetas que estampan su caricatura. Su marca es "La nécora"

decoration

Como la policía y la delincuencia comparten frontera, una minoría cambia de territorio a conveniencia. Así José Manuel Villarejo quien, en sus tres años en la cárcel de Estremera, registró la marca “Comisario Villarejo” con un dibujo hecho a partir de su foto más conocida, con gorra, gafas y dossier oscuros. Igual que hay personas que llevan una prenda de algodón con un cocodrilo bordado en la tetilla hay gente que lleva un parche en la manga con el comisario Villarejo. Igual que vendió secretos con prácticas ilegales de agente doble y colaboración público-privada, vende camisetas con dobles sentidos que explotan su fama de malo monetizada en dinero limpio, porque el algodón no engaña. La marca está inscrita para actividades relacionadas con la “educación, formación, servicios de entretenimiento, actividades deportivas y culturales”, en las que la fama importa y pueden ser buenas y malas.

Compartir el artículo

stats