Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ilustres

El regreso de Mauro Caseiro a Rairiz de Veiga

No fueron ciertamente muchos años, pero si debieron ser intensos los esfuerzos evangelizadores de Mauro Caseiro entre varias tribus que él dice chontas, sacos y mocovios o mocovies, pero sobre todo hubo auténtico heroísmo en su apostolado entre los rebeldes de Santos Atahualpa, que usaban la violencia como arma de las reivindicaciones que políticamente podían tener justificación.

El relato de estos esfuerzos misioneros tal como él los redacta en un castellano de la época resultan sabrosos y su lectura nos excusa de mayores detenimientos.

“Certifico en cuanto puedo y a lugar yo el Dr. Don Ignacio Ordoñez, cura doctrinero del Pueblo de Nuestra Señora de Anta y sus anejos, catedrático de Sagrada Teología en la Universidad de San Antonio del Cuzco que el Licenciado Don Mauro Casero ha asistido a la reducción de los Indios idólatras al gremio de nuestra Santa Fe y puedo asegurar debérsele a su anhelosa fatiga la conversión de los chontas, sacos y mocovies y para que conste doy esta a pedimento del susodicho. Anta 5 enero 1771.”

“Digo yo el Doctor Don Vicente Garai cura de la doctrina de San Pedro de Huroban por su Majestad, certifico que el Doctor Don Mauro Casero ha trabajado en la conquista de las naciones bárbaras que son chontas sacos y mocovios en cuya frontera soy yo cura y esto hacía a sus expensas en donde ha conseguido gran fruto para Dios y terror para el Infierno por los muchos que se han reducido a Nuestra Santa Fe Católica y para que conste donde convenga si este en 3 de enero de 1772”

“Digo el Doctor Don Julián Bartola teniente de cura de nuestra Señora de Cocharcas que Mauro Casero ha celebrado dos misas rezadas y una hora de sermón y habiendo recibido la cera por peso para dichas dos misas y sermón no le mermo nada y para que conste di este hoy 22 de abril de 1771.”

“El Doctor Don Marcos Casero natural de los reinos de Galicia, Misionero apostólico con Privilegio, explorador de las naciones gentiles opuestos al trono de Nuestra “Religión con la rebeldía del Apóstata Santos Alhagualpa, su rey intruso entre chontes y mocavies gentiles a los que he expuesto el evangelio, esmerando mi empeño en el enunciado Santos por más pérfido, por ultimo reconoce no haber sido vana mi fatiga en la reducción que hoy muestra el y sus aliados pues siendo notorio que antecedentemente abandonaban con ímpetu furioso a los ministros como lo asevera la muerte de varios que han quitado, pero hoy esta llana la entrada y ellos dóciles lo que he conseguido con mi trabajo ayudado de los auxilios divinos a quien debo el logro de una empresa tan ardua, en estos términos pongo para mayor gloria del Señor a presencia de V.S. y soberano cincuenta personas convertidas entre uno y otro sexo las que tienen en si el santo bautismo que administré por mi mano con toda la solemnidad y debida atención de nuestros ritos, cuyas divinas ceremonias les ha hecho conocer el error de sus secta y verdad de nuestra sagrada religión, bien es notorio que esta fatiga la tome a mis expensas y sin otro arrimo excesivo ha sido el consumo de esta empresa, en que he llegado a ponerme en toda deterioridad y no es posible que V.S. deje de atender benigno a este merito para determinar lo que fuere de su superior deliberación como lo espero de la Justificada equidad de V.S. en cuya atención haciendo el pedimento mas conveniente. Guamanga 7 agosto de 1771”

Además de lo anterior los certificados de los respectivos obispos declaran otros puntos donde D. Mauro ejerció su apostolado como los obispados de Arequipa, Santa Cruz de la Sierra y la Ciudad de la Paz. La importante ciudad de Cuzco y el Obispado de Guamanga, donde en la ciudad de minas de plata de Huancavelica se dedicó a la predicación con celo.

También es interesante su actividad en las misiones de Moxos, sustituyendo a los jesuitas, que suprimidos por Carlos III, debieron abandonar todas sus tareas, las famosa reducciones o ciudades organizadas con un sistema donde los indígenas tenían gran parte de la responsabilidad. Misiones con nombres como cita que evidencian la actividad jesuítica y donde Don Mauro trabajó “costeándose en nombre de Cristo” es decir haciéndolo desinteresadamente. En la documentación se expresan estas actividades del siguiente modo:

- En los Obispados de Arequipa, Santa Cruz de la Sierra y en La ciudad de Nuestra Señora de la Paz consta “haber predicado allí dicho señor la palabra de Dios a los Pueblos sin más fin que el aprovechamiento para el Reino de los Cielos”

- En Cuzco “gastó 14 meses en declarar las verdades evangélicas sin mas fin que el bien de las almas”

- “En el obispado de Guamanga en tiempo de Sede Vacante con la venia de su Venerable Deán y Cabildo en donde expuso las Divinas escrituras con aprobación de su Real Universidad, así en dicha ciudad como en su obispado y en especial en la villa de Huancavelica en su iglesia parroquial sin más fin que el celo de reprender los vicios y la ofensa pecaminosa que se comete por los pecados contra la Divina Misericordia a fin declararles los santos Mandamientos y la Redención humanal que es la puerta para entrar en el Reino de los Cielos y la paz y quietud de los pueblos y el premio que de Dios aguardo.”

- “Dos años gastados en las misiones de Moxos donde fueron expatriados los regulares de la compañía de Jesús a fin de que no se perdiesen aquellas innumerables almas que habitan en aquellas regiones distantes, como fue en la misión dilatada del Pueblo de los Reyes y el Pueblo de San Francisco de Borja y el pueblo de San Ignacio como también el de la Magdalena y San Pedro en donde se ha adelantado a los vivientes que aborreciesen a los vicios, y el amor sobrenatural de Dios su Redentor y el amor particular que deben tener a su Rey natural en donde se han pasado innumerables trabajos por el premio de Dios y el pago y la correspondencia natural, costeándose siempre dicho sacerdote en nombre de Cristo, sin mas providencia que la que gasto San Pedro”

Razones de ida y vuelta

Si no nos son claras las razones de su ida a América más claras parecen las de su regreso. Sus expectativas de obtener algún puesto fijo, en alguna de las diócesis de aquel Virreinato, no llega y probablemente no anda muy sobrado de bienes, por lo que decide regresar a su tierra donde probablemente puede vivir sobradamente con la hacienda de su casa. Y por ello vuelve a Rairiz.

Parte de la documentación que estudiamos la ha generado la tramitación, no fácil de su regreso. Como cuatro meses tardará en embarcarse. Pide también, antes del embarque un testimonio notarial de la autenticidad del traslado de los documentos originales donde constan todos sus méritos, testimonio que da en la ciudad de San Felipe de Portovelo el 29 de mayo de 1772 el escribano público del Cabildo y capitán Don Pedro José Maso.

El seis de febrero de 1772 presenta una petición en el Arzobispado de Lima pidiendo licencia para emprender el viaje a España, petición en la que hace mención de sus méritos. Todo ello con probabilidad para obtener plaza en un navío, cosa que a veces no debía ser fácil y para poder viajar gratuitamente como sacerdote.

“Excmo. Señor. El Licenciado Don Mauro Casero, clérigo presbítero natural de los Reinos de Galicia, domiciliario del Obispado de Arequipa, puesto a los pies de V.E. con su mayor rendimiento dice que habiéndosele conferido la prédica del santo evangelio en los pueblos de Indios recién conquistados (que mencionará) ha cumplido exactamente con toda integridad, el expresado ministerio, atrayendo con toda prudencia, docilidad y blandura la ceguedad de aquellos bárbaros al conocimiento de la verdadera fe y desvaneciendo con palabras claras, fervorosas y rectas su falsas y lascivas creencias; sujetándome para atraer estas descarriadas ovejas al redil de la Iglesia Católica a los dogmas que previenen para estos casos los sagrados cánones, bulas pontificias y leyes de Indias. Hoc puposito ha puesto el suplicante de su parte todo cuanto ha habido posible para coger el fruto deseado en tan provechosa tarea ejerciendo el ministerio apostólico y predicando el santo evangelio en las Misiones de los Moxos y en seis obispados de adestra.

Tiene cumplido así mismo el suplicante en la comisión que le fue otorgada del Cabildo eclesiástico de la ciudad de Cuzco en virtud del cual pasó prontamente sin la menor dilación (guiado mas de su católico celo y deseo del aumento de la Católica Cristiana Religión que de la referida comisión) al reconocimiento de las naciones gentiles mequerinches, chontas, sacos y mocobies, como todo consta de los documentos, informaciones, certificaciones y demás instrumentos que en debida forma pongo en las benignas manos de V.E. dados por los Ilustrísimos Señores Obispos infraescriptos en las contenidas que presento y de los curas doctrineros de los dichos y circunvecinos pueblos, en cuya atención hallándose hoy sacudido el suplicante de las predichas estaciones, pretende retirarse a los Reinos de España, por vía de Panamá en la Fragata la Concepción, alias la Vizcaína y para que el efecto de esta su determinación pueda seguirse sin tropiezo que la detenga espera de la justificada equidad de V.E. servirá librar las providencias que fueren conducentes para el transporte presbítero que pretendo secundum ordine Melquisedec y se le debe dar por ser el suplicante idóneo para poder transitar los caminos mas incultos ejerciendo el ministerios s.s.s y en esta inteligencia haciendo que hace el pedimento mas que menos de aquí que sin impedimento y satisfecho de lo aquí expuesto. A V. E pide y suplica se sirva decretar al tenor de lo pedido que será muy de razón y justicia que pide a la que con tanto acierto practica. V. R. Mauro Casero.”

Decreto: Lima seis de febrero de 1772. Informe el Provisor y Vicario General del Arzobispado de Lima y traígase el buen informe para proveer conforme a los méritos que me mostrase el proceso y informe. Esta Rubricado.

Excmo Sr en virtud del Superior Decreto de VE lo que puedo informar es que en el Licenciado Don Mauro Casero se hayan todas las buenas costumbres que alega y tiene por consiguiente grangeados todos los méritos que deduce por lo que se hace benemérito a lo que pretende y en esta atención V. E. podrá determinar al tenor de este y lo demás documentos sus semejantes lo que fuere del superior arbitrio de V.E. asi lo siento en mi juzgado salvo meliori. Lima 7 de febrero del que rige. El Provisor

Siguen certificados de autenticidad de los documentos que presenta y licencia para pasar a España dada en Lima el 9 de febrero de 1772

En Rairiz de nuevo

Ha regresado felizmente a su pueblo, es de imaginar el atractivo que tendrían sus relatos entre sus paisanos. Decíamos al principio que la razón de conservarse esta documentación en el Obispado de Ourense es que al llegar solicita seguir ejerciendo en su pueblo la misma tarea de predicar. La instancia sin fecha puede ser de 1773, la acompañaba una carta del cura de Rairiz que no se conserva.

Compartir el artículo

stats