Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

desde mi atalaya

Manuel Torres

Marín: ventana al mar

Con este slogan turístico de: "Marín: Ventana al mar", presentaba el historiador y catedrático marinense D. José Torres Martínez, de una manera metafórica, la vertiente turística de nuestra villa en sus programas de fiestas y folletos de difusión, que desde la década de los cuarenta, publicaba la Comisión de Fiestas y el ayuntamiento, para difundir nuestra villa como lugar de veraneo, entre los que se encuentra la revista Ría". Él fue el impulsor del "Patronato Municipal de Turismo y Fiestas", con la que pretendía promocionar turísticamente a Marín, para poner nuestra villa a la cabeza de las villas marineras de nuestro entorno, convencido, como estaba, de que el turismo sería uno de nuestros medios para el desarrollo y progreso. Incluso fue el promotor de la construcción de viviendas, por la falta de alojamientos para los veraneantes, que en principio iban a ser los construidos en Mogor, que luego fueron dedicados a mejor fin para los pescadores.

Al hilo de éste slogan turístico, recordamos que en los últimos años, todos los partidos en los períodos electorales, hablan de abrir una ventana al mar, pero lo cierto es que nadie se decide a decir cómo y de qué manera, y por eso nadie se compromete a realizarlo. Nosotros, ya hace más de veinte años, expusimos a la correspondiente corporación, cual podría ser una de las posibilidades para abrir en nuestra villa, "una ventana al mar", al mar de nuestra ría, y dotar a nuestra villa, que tanto amó el Profesor José Torres, la tan ansiada ventana al mar, para dar cumplimiento a tantas promesas y deseos expresados por los partidos políticos, y por todos los marinenses.

Nuestra propuesta consiste en cambiar la ubicación actual del campo de atletismo de la E.N.M., para dejar libre todo ese gran espacio, rellenando el espacio que hay entre el antiguo ETAN, siguiendo la alineación del muelle de Cruceros, hasta la garita de Portocelo, y construir allí, el nuevo campo de atletismo, al tiempo de hacer un espigón, ya previsto en el proyecto, con el nombre de muelle Manuel Marín, para hacer posible el atraque de los actuales buques de la armada, que hoy no disponen. Seguidamente abrir de nuevo el cauce del río Lameira, en la zona del actual campo, y retranquear la Puerta de Carlos I y el cierre de la E.N.M, a la orilla izquierda del Lameira. Así lograríamos un magnífico espacio, con vistas a la ría y a Tambo, donde, mediante un concurso de ideas, podríamos disponer un espacio único para abrir Marín al mar, en el que se podría construir la anunciada piscina, y ¿por qué no?, la playa urbana.

Para ello sería necesario abrir una negociación con el Gobierno y los ministerios de Defensa y Fomento, para llegar un acuerdo, en el que todos saldríamos ganando, Defensa que conseguiría un muelle acorde con las actuales necesidades, y los marinenses que al fin conseguiríamos la tan ansiada ventana al mar, que venimos demandando. Es cuestión de trabajo y negociación, y créanme que valdría la pena.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats