Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN CANAL

Antonio Rico

¡Papa, paaapa!

Desde hace año y medio sabemos que, de los papas que hay, el porteño no ve la tele. El otro, sabe Dios. Ahora nos enteramos, además, de que no la ve porque sintió que Dios se lo pidió. Y que hizo esa promesa el 16 de julio de 1990, justo cuando el Dios del Antiguo Testamento debió de tener algún problema con su pueblo elegido en Filipinas o algo así, porque les lanzó un terremoto de 7,9 en la Escala de Richter que causó más de 3.000 muertos, más de 25.000 heridos y más daños de los que los devotos ruegan por nosotros olvidando lo que supuso el terremoto de Lisboa de 1755.

Tiene razón Maurizio Carlotti cuando se pregunta por qué, entonces, la Iglesia es dueña de 13TV. Aquí ya señalamos esa contradicción en su día, pero eso no nos iguala. A Carlotti, ex director general de Telecinco y ahora vicepresidente de Atresmedia, le preocupa, como competidor que es, la competencia. Y aquí, como clientes que somos, lo que nos preocupa es la soledad.

¿Se acuerdan de aquello de si tenemos la televisión que se nos merecemos? Bien, pues una posibilidad es que tengamos la televisión que se merecen los que no ven la tele. Estar llamado a más altos destinos, como leer un libro -esperemos que sea bueno y variado- o sentir que se lo pide Dios -justo el único que existe de entre todos los miles cuya existencia esa persona niega- tiene como efecto inevitable que eso nos deja a los demás arrojados a los pies de la telebasura. No se consigue buena tele apagando la mala, sino poniendo la buena y haciéndola rentable. Si el papa quiere buena tele debe empezar por verla y seguir por hacerla en las cadenas de su propiedad. Que se lo pregunte al dios de los índices de audiencia a ver si le sigue pidiendo que no vea la tele. De todos modos, parece que en 13TV sí hay quién ve la tele porque ya ha prescindido de Irma Soriano, la ingrata que hizo oídos sordos a la llamada del Espíritu Santo para irse a "Gran hermano VIP" en una cadena con más audiencia y más ceros en el contrato. Ay, Francisco, sois los exquisitos que no veis la tele los que nos dejáis a expensas de "GH VIP". Papa, paaapa, ¿por qué nos has abandonado?

Compartir el artículo

stats