27 de diciembre de 2008
27.12.2008

Motores sin recambio

Albert Cano

27.12.2008 | 01:00

Hace unos días, las televisiones enfocaban a un agraciado de la Lotería. Al preguntarle a qué iba a destinar el dinero, la respuesta fue clara: "¡A pagar la hipoteca de mi hija!". En los años 80, hubiera sido "preparar un viaje" o "comprarme un piso". Es la prueba de por qué las llamadas al consumo de las autoridades caen en saco roto: el país está endeudado y no puede gastar? aunque quiera.
La "fiebre del ladrillo" (1997-2007) acabó de manera brusca y no será el motor de nuestra economía en mucho tiempo (al menos, hasta absorber más de un millón de viviendas vacías, para lo que se calculan plazos de 2 a 5 años). ¿Hay recambios? No parece.
Nuestro segundo motor, el turismo, se ha averiado cuando nuestros mercados (británicos, alemanes y franceses) se han visto afectados por la recesión. Pero la estructura está dañada: hace años que España se mueve en una cifra semejante de visitantes (60 millones), que cada vez gastan menos, al considerarnos "demasiado caros" (en comparación con destinos "emergentes", como Croacia o Turquía). Así que, el turismo de sol y playa, ha tocado techo.
Y el tercer motor, el de la industria automovilística (y empresas auxiliares), también está gripado. Con costes de fabricación elevados, con centros de decisión lejos de nuestras fronteras y ante el desarrollo (mundial) de coches eléctricos, pequeños y eficientes, ¿cuál será el panorama de nuestras fábricas de coches en 10 años?
Lo peor es que no hay voluntad de cambiar. Se volverá al tocho a la mínima ocasión; se malvivirá del turismo, para ser la Florida europea (y cuidar de los ancianos del continente que vengan a morir aquí) y el país seguirá poblado de comerciales que te venden cualquier moto? aunque quizá sus sueldos no darán para endeudarse con el Cayenne, que ya no pueden pagar por la crisis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine