03 de abril de 2008
03.04.2008

Bush vs. Putin

03.04.2008 | 02:00

Fermín Bocos

Hay dos formas de ver la cumbre de la OTAN en Bucarest. La del entusiasta, aquel que de tanto ver la televisión cree que el mundo nació antes de ayer y, por lo tanto, ignora cuál fue el origen de Alianza Atlántica y luego está la del escéptico: aquel que tiene presente que aunque el cuartel general de la OTAN está en Bruselas, el mando a distancia sigue en Washington. ¿Cómo analizaría uno y otro la cumbre?
Pues el escéptico diría que es un intento de los EE.UU. -uno más- para, socapa de la ampliación de la Alianza (incorporando a Ucrania y Georgia), tener cercada a Rusia, heredera, no se olvide, de la URSS, el enemigo que durante los años de la "guerra fría" modeló el pensamiento político de toda una generación e hizo que América fuera como la conocemos. George Bush padre, director que fue de la CIA antes de ser presidente, tuvo que hablar una y cien veces en casa de los "rusos" como los malos de la película. Sería mucho imaginar que hubiera matizado hasta el punto de referirse a ellos como los "soviéticos". Por poca atención que prestara, a su padre, Georges Bush Jr. debió impregnarse de aquella filosofía de confrontación. Por otra parte, Condolezza Rice, la secretaria de Estado, antes de meterse en el pantano de Irak era una experta "kremlimnóloga". Experta en la nomenclatura soviética y buena conocedora de la filosofía expansionista del imperio comunista.
Las cosas cambian, pero la educación marca. Tengo para mí que lo que quiere Bush y,no sin razón, critica Putin -Rusia no es la URSS- es una película en blanco y negro que ya hemos visto. En fin, el que tenga interés en conocer la opinión de los optimistas, que vea los telediarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine