Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

natación

Las hojas verdes de Chano Rodríguez

Gesta del vigués, octavo en 200 a sus 64 años tras lograr el mejor crono de los últimos tiempos en eliminatoria y final - “Se lo dedico a mi cuerpo técnico y a Vigo”

Chano posa con la bandera de Vigo en el Centro Acuático de Tokio.

“Parece que rejuveneces”. Se lo dice el seleccionador español de natación cuando sale de la piscina y se lo escribe desde Vigo su entrenador, Alejandro Brea. Importa sobre todo el juicio del cronómetro, que confirma el piropo desde su seriedad objetiva. “Meterme en una final ya sería una medalla”, había anticipado Chano Rodríguez antes de viajar a Tokio. Quizá su vigésimo segunda final no cuente como su decimoséptima medalla olímpica, pero la actuación del vigués en los 200 libres S5 de los Juegos de Tokio alcanza la dimensión de gesta. A sus 64 años, Chano ha sido capaz de honrar su propia grandeza y mantenerse entre los ocho mejores del mundo. Lo ha conseguido con sus dos mejores registros de los últimos años en la distancia. Al olmo viejo y hendido por el rayo le han brotado hojas verdes; de laurel.

Los 200 nunca han sido su prueba preferida. A Chano le entusiasma el 50 e incluso el 100. La pérdida de explosividad aconsejó, sin embargo, apostar por una mayor resistencia en este ciclo olímpico. La mínima B le exigía 2:54.00. Su plusmarca personal, de 2:38, databa de los Juegos de Pekín, en 2008. En los últimos meses Brea y él se dedicaron a asimilar varias modificaciones técnicas, como la longitud y frecuencia de brazada en los giros, para arañar las milésimas necesarias. Tras varios fracasos, lo consiguieron en junio en Berlín, en la última tentativa posible.

Esa mínima abrió la puerta a las otras dos pruebas –Chano nadaba a las 2.00 hora española la eliminatoria del 100–. El vigués, ya concentrado en la burbuja de San Cugat, quiso retocar su preparación y recuperar algo de velocidad de cara al 50, aunque fuese sacrificando opciones en el 200. “No lo voy a poder nadar más rápido que en Berlín. Esto está claro y lo tenemos adelantado. Estos días estamos intentando coger un poco de chispa. En teoría son mis últimos Juegos y me apetece nadar el 50 al mil por mil. Es como pasar de un tanque, con fuerza para el 200, a un Ferrari”, describía antes de partir hacia Japón. Al lastre de esta reconversión se unieron molestias en el hombro izquierdo.

No parecía, en suma, que se congregasen las circunstancias apropiadas para ofrecer la mejor versión posible en su primer contacto con el centro acuático de Tatsuminomori. Chano Rodríguez ha recurrido a su mejor vena competitiva para romper los pronósticos. Se clasificó para la final con el último mejor tiempo: 2:53.65; en realidad, de manera holgada con respecto al noveno, que fue el tailandés Phuchit Aingchaiyaphum con 2.59:32. La escasez de referencias en este ciclo, a causa de las competiciones que la pandemia ha obligado a suspender, había generado una incertidumbre general que Chano resolvió a su favor.

Aunque lejos de los demás –a casi cuatro segundos del ruso Artur Kubasov, séptimo mejor tiempo–, Chano no afrontó la final relajado. Recuperó energías de la mejor manera posible en las nueve horas de intervalo y salió a nadar con el coraje de siempre, sin que le desesperase cerrar la carrera desde el primer largo. Esa madurez le permitió volver a rebajar el crono, que paró en 2:52.12. Y aunque último, se quedó a solo 20 centésimas del también ruso Cherniaev. La prueba, histórica porque participaban tres españoles, constituyó el podio con el italiano Francesco Bocciardo (2:26.76), Toni Ponce (2:35.20) y el Daniel de Faria Dias (2:38.61). Luis Huerta quedó cuarto (2:44.51). La plata de Ponce se unió a la ya lograda por Miguel Luque en 50 metros braza SB3 como botín nacional de la jornada.

“Cansado y orgulloso”

“Me siento muy cansado, muy contento y muy orgulloso a la vez”, se describía Chano a la conclusión. “Esta mañana hice mi mejor marca. No esperaba mejorarla por la tarde y ha sido un alegrón ver el crono en 2:52. Como siempre, esto se lo dedico a todo mi equipo técnico y a Vigo en general. Me encantaría dedicar medallas. En estos Juegos va a ser prácticamente imposible. Lo seguiré intentando. Pero esta final del 200 me deja muy satisfecho”.

“Me he encontrado muy bien. Con los años, hemos mejorado bastante y más en este último ciclo”, celebra Chano, que elogia a sus compañeros: “La actuación de Toni Ponce con la plata ha sido genial y también el cuarto puesto de Luis Huerta, un crío que me encanta ver nadar. Me recuerda mucho a Popov, con esa técnica tan natural”.

“Felicito a Chano por la gran prueba final que ha hecho”, declaró el seleccionador. “Es el octavo puesto, pero con su mejor marca personal en los últimos dos o tres años. Estamos contentos con su resultado. Esperemos que sea solo el principio de estos grandes Juegos”.

Jacobo Garrido, quinto en su debut en una cita olímpica

Jacobo Garrido finalizó quinto en la final de los 400 libres de la clase S9 en sus primeros Juegos Paralímpicos. El coruñés realizó su mejor marca de la temporada, 4:17.41, pero no le llegó para alcanzar el podio. El australiano William Martin se llevó el oro con récord paralímpico (4:10.25, incluso rozó la plusmarca mundial), la plata fue para el francés Ugo Didier (4:11.33) y el bronce, para otro australiano, Alexander Tuckfield (4:13.54). Martin, Didier y Tuckfield se pusieron al frente desde el principio con un ritmo despiadado, en este orden, desde el primer viraje hasta la llegada a la pared. El nadador del Liceo, que acaba de cumplir 19 años, iba sexto. En los últimos cien metros lanzó su ataque. Le sirvió para superar al italiano Simone Barlaam. Los 4:17.41 de Garrido son una marca muy similar a la que hace dos años le permitió proclamarse campeón del mundo (4:17.17).

Trabajada victoria en baloncesto sobre Corea

La selección masculina de baloncesto inició el torneo con una trabajada victoria por 65-53 sobre Corea del Norte. El ferrolano David Mouriz y el mugardés Manuel Lorenzo tuvieron una participación activa desde el banquillo. Es menor de momento el papel del vigués Agustín Alejos, confinado a fórmulas muy concretas de la rotación debido a su puntuación de 4,5. España jugaba esta madrugada (04.15) contra Canadá el segundo partido. A las 10.00 se producirá el debut en unos Juegos de la selección femenina, que cuenta con la viguesa Vicky Alonso. El rival será Estados Unidos.

Rodríguez Gacio, primera candidatura clara a medalla

La atención de la representación gallega seguirá centrada en la natación y el baloncesto hasta el día 28. Ese día se decide una de las grandes opciones gallegas a medalla; la que encarna Susana Rodríguez Gacio en triatlón PTVI.

Compartir el artículo

stats