Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teresa Portela, plata a la perseverancia

14

Los mejores momentos de la carrera de Teresa Portela

Solo tenía 9 años cuando se subió a una piragua por primera vez. Hoy, tres décadas después, aquella niña de Aldán por fin saborea la gloria olímpica. Medalla de plata para Teresa Portela en Tokio para la única deportista en toda la historia de España que ha conseguido clasificarse para seis Juegos. Pero hasta ahora los metales le habían sido esquivos a pesar de los más de 30 que ha conquistado en mundiales y europeos. Pero en Japón tenía su última bala. Con 39 años, veintiuno desde su estreno en Sydney 2000, nueve más tarde de quedarse a dos centésimas del bronce en Londres 2012 y siete después de ser madre; puede gritar que es medallista olímpica. "El que la sigue, la consigue", un mantra que la ha acompañado desde el principio y que repitió hoy con rabia al bajarse de su kayak. Un premio a su trabajo, a su voluntad inquebrantable y a su perseverancia.

Teresa Portela pertenece a la mejor generación de piragüistas que han dado las aguas de Cangas, pero ella era la única que no había podido celebrar con sus vecinos una medalla olímpica desde el balcón del concello. Junto a ella maduraron David Cal y Carlos Pérez "Perucho". El primero, con cinco preseas olímpicas en su palmarés, es el deportista español más laureado en los Juegos; mientras que el segundo consiguió volverse de Pekín con un oro en 2008. Teresa Portela tuvo que seguir remando unos cuantos años más para hacer realidad el mismo sueño que sus paisanos.

Y ha sucedido en el Sea Forest Waterway de la bahía de Tokio. El olimpismo le debía esta alegría a Teresa Portela. Por lo difícil que es ser la dominadora nacional del K-1 200 y una de las mejores en la distancia sprint del mundo durante más de dos décadas. Veinte años en la élite, que se dice pronto. Estrenó su vitrina de trofeos con un campeonato de España cadete en 2001 y desde entonces no ha dejado de coleccionar títulos. En total son 34 medallas entre europeos y mundiales, entre los que destacan los oros en Sevilla y Zagreb en los campeonatos del mundo de 2002 y 2005 y también los tres oros europeos. Antes de viajar a Tokio, con 37 años, consiguió colgarse otro bronce en los mundiales de Szeged. Pero entre tantos reconocimientos deportivos siempre sorprendió a propios y a extraños que faltase una medalla olímpica. Estuvo muy cerca en Londres. En Eton Dorney, en aquellos Juegos de 2012 en los que Galicia conquistó cuatro medallas (David Cal, Gómez Noya, Begoña Fernández y Támara Echegoyen), se quedó a dos centésimas del tercer escalón del podio. En total, ha atesorado con honor (y resignación) cinco diplomas olímpicos en sus participaciones en Sídney, Atenas, Pekín, Londres y Río.

El padre de Portela: "A Teresa no la jubila el DNI" Foto: Santos Álvarez / Vídeo: Cristina G.

"Quiero seguir y París está a la vuelta de la esquina"

Lo mejor de todo es que parece que a la canguesa le queda gasolina para más. El subidón que ha vivido hoy le ha recargado las pilas. "Yo me planteo año a año. Quiero seguir y París está a la vuelva de la esquina", dijo con convicción ante los periodistas. Solo quedan tres años. Entre tanto seguirá disfrutando de su otro gran tesoro, su hija Naira, y de la vida que ha construido en O Grove junto al expiragüista David Mascato, con el que regenta una clínica de fisioterapia.

Compartir el artículo

stats