Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'The Crown'

Elizabeth Debicki, una Lady Di de altura en 'The Crown'

Bailarina de ballet en el pasado al igual que sus padres, la actriz tiene un porte quizás no real, pero sí regio

Elizabeth Debicki.

Cuello de cisne, idéntica caída de ojos y aquella desgarbada elegancia. Cuesta ver a la actriz Elizabeth Debicki (París, 1990), caracterizada de Lady Di en la quinta temporada de la serie 'The Crown', ya en Netflix, y no teletransportarse al papel couché de los 90. Resulta un calco de Diana de Gales, ya sea en traje de chaqueta, con estampado floral o enfundada en aquel vestido de la venganza que Diana Spencer lució la misma noche de 1994 en la que el entonces príncipe Carlos confesó por televisión que le había sido infiel con Camila. Era negro sí, pero su escasa largura y voluptuoso escote, que dejaba los hombros al descubierto, advertía una actitud muy distinta al luto, dos años después de que la separación se oficializase.

Elizabeth Debicki se parece mucho más a Diana Spencer que otras actrices que antes de ella osaron interpretarla, como Naomi Watts o Kristen Stewart. Físicamente solo ha tenido que salvar el obstáculo de su tremenda altura, 1,90 centímetros, demasiado incluso para Lady Di, que medía 1,78. Que Debicki no se revelase como más alta que su 'partenaire' en 'The Crown', el actor británico Dominic West –tan similar a Carlos de Inglaterra como un huevo a una castaña, al margen de la estatura– ha sido uno de los principales quebraderos de cabeza de los responsables de la serie en esta última temporada, la más vapuleada por la crítica.

Bailarina de ballet en el pasado al igual que sus padres, que se conocieron en París mientras actuaban, Debicki tiene un porte quizás no real, pero sí regio. “Mujeres tristes en barcos”, sintetizaba el periódico inglés 'The Guardian' a la hora de definir a los personajes que han marcado su carrera. En 'El Infiltrado', la adaptación televisiva del libro de John Le Carré, surcaba aguas de Mallorca en un yate como apesadumbrada novia de un traficante de armas (Hugh Laurie). En 'Tenet', del director Christopher Nolan, también era la infeliz pareja de un oligarca (Kenneth Branagh), de nuevo a bordo de un superyate. 

“No crecí como el tipo de persona que iba en barco”, se carcajea ella, la primera sorprendida. Aunque ya en tierra firme, también la eligieron para el papel de Jordan Baker en 'El Gran Gastby', golfista profesional y amiga de Daisy, la inasequible amada de Gastby, que interpretaba Leonardo DiCaprio. Y para dar la réplica sobre las tablas a dos grandes damas como Cate Blanchett e Isabelle Huppert en 'Las criadas', con la Compañía de Teatro de Sídney. 

Nacida en 1990, momento histórico en que arranca la quinta temporada 'The Crown', y criada desde los cinco años en Melbourne, Elizabeth Debicki tuvo que documentarse a fondo ya en el mismo momento en que la eligieron para ser Lady Di, en 2020, ayudada por el departamento de investigación de la serie. También tomó buena nota de la actuación de su antecesora, Emma Corrin, que había dado vida a Diana de los 16 a los 28 años en 'The Crown'. Pero fue el guión de Peter Morgan lo que acabó por marcarle el camino. Para dar vida a Lady Di en el último tramo de su existencia –de 1991 a 1997, con el ‘annus horribilis’ de Isabel II, 1992, como epicentro–, Debicki opta por mimetizarse con una de las mujeres más fotografiadas del siglo XX, antes de que las redes sociales atomizaran el imaginario colectivo.

La desolación de Diana ante el derrumbe de su matrimonio, tan reconocible, la desesperación que trasmite en el séptimo capítulo de la nueva temporada, 'En tierra de nadie', en que huye sola en su coche por las calles de Londres, camuflándose de los paparazzis con una gorra de béisbol, como crónica de una muerte anunciada que se producirá en París. ¿No le abruma que ese nivel de atención pública recaiga ahora sobre ella? Debicki se encoge de hombros y tira de ascendencia australiana para decir que no da nada por hecho, ni siquiera tanta audiencia. Ella solo espera haber construido un personaje interesante. 

Compartir el artículo

stats