España lleva años cosechando fracasos en Eurovisión y Blas Cantó encarnó el último ridículo europeo quedando tercero por la cola. Lejos de recordar a las viejas glorias el "La la la" que llevó a Massiel al podio en 1968, ni al segundo puesto de Mocedades con su emblemático "Eres tú", tampoco la célebre "Gwendolyne" de Julio Iglesias, que ostentó un cuarto puesto en el Festival de la Canción.

Tenemos que remontarnos a 2002 cuando, tras la primera edición de Operación Triunfo, Rosa López se hizo con la séptima posición con el tema "Europe's living a celebration" ante la decepción de los españoles, convencidos de que la cantante se haría con el cetro. Presumió mejor posición que Cantó Rodolfo Chiquilicuatre, que con su esperpéntica actuación representó una crítica a las dinámicas del concurso. Consiguió para España un más que digno 16º puesto que dio tanto de qué hablar como de qué pensar.

La posición de Rodolfo Chiquilicuatre fue mejor que la de Blas Cantó

La posición de Rodolfo Chiquilicuatre fue mejor que la de Blas Cantó Archivo

En Eurovisión 2021 la victoria de Italia con la puesta en escena del grupo Måneskin con una interpretación rock con reminiscencias del "glam" de los años 60. Damiano David, el vocalista del grupo causó una polémica mundial tras emitirse unas imágenes en las que parecía que estaba consumiendo una raya de cocaína, por lo que se vio obligado a someterse voluntariamente a un test antidrogas. Finalmente el resultado fue negativo.

Duras criticas a Blas Cantó

Todo el apoyo a Blas Cantó se tornó en críticas, la primera en criticar la decisión de RTVE fue Karina, pero poco después se hizo eco el El Programa de Ana Rosa y el fiasco de España está actualmente en boca de todas las personalidades de la televisión

Las críticas más feroces las emitieron Jorge Javier Vázquez y Risto Mejide. El primero confesó que el Festival ya “no le interesa nada”, tras el nuevo batacazo. “La última quedada que hice para verlo fue cuando Rosa”, recordó. "No entiendo cómo los jóvenes se han enganchado a esto, porque cuando nosotros éramos pequeños era la caspa".

Considera a los fans del certamen unos "talibanes". “Yo siempre digo que no hay nada peor que un fan, y con los eurofans pasa igual igual. Son pesadísimos con los artistas que van, los maltratan y los obligan a seguir sus dictámenes. Y si no siguen lo que ellos dicen, los maltratan y humillan. Alguno que ha ido me han contado que han acabado hasta el moño de las obligaciones de la servidumbre”, asestó el presentador.

Te puede interesar:

Risto Mejide fue tan incisivo como de costumbre y recordaba al inicio de su programa " Todo es mentira" que Eurovisión tiene un alcance de 3.600 millones de personas y a continuación reflexionó: "¿Antes de gastarnos "X" millones en la "Marca España" no sería mejor invertir en mejorar nuestras posiciones en este concurso?". Risto Mejide reconoció que Blas Cantó era una buena opción, que probablemente si se presentase otro cantante podría caer todavía más en el ranking.

"Es que así no vamos a ganar en la puñetera vida. Tenemos lo que nos merecemos", asestó Mejide en una critica encubierta a RTVE, aunque en ningún momento mencionó a la cadena pública. "Ya es hora de dejar de dar pena", insistió.