Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine

Jared Leto: 10 cosas que hay que saber del actor que se convierte en el villano de 'Morbius'

Jared Leto.

OBTUVO SU PRIMER EMPLEO A LOS 12 AÑOS

Se dedicaba a lavar platos en un restaurante, a 1,57 dólares la hora. Poco podía imaginar que una década después se convertiría en ídolo juvenil gracias a la teleserie de culto ‘Es mi vida’.

Angela Chase y el actor, en 'Es mi vida' (1994).

ES UN ICONO DE LA MODA

Lo ha sido desde los 90, cuando abanderó de la estética grunge. Actualmente es la imagen de todo lo Gucci: promociona la firma italiana vistiendo sus prendas en alfombras rojas y demás actos públicos y protagonizando las campañas de sus perfumes. El año pasado coprotagonizó el biopic 'La casa Gucci'.

Espot de Gucci.

TIENE UN ÁLTER EGO

Bartholomew Cubbins ha dirigido varios videoclips de 30 Seconds to Mars, la banda musical que Leto lidera junto a su hermano. Según su biografía oficial, es un cineasta danés albino. En realidad, su identidad no es sino un alias del propio actor.

EN PANTALLA SUELE ACABAR DESFIGURADO

En 'Réquiem por un sueño' sufría la amputación de un brazo; en 'American Psycho' era asesinado a hachazos; en 'El club de la lucha', su rostro era literalmente aplastado a golpes; en ‘La habitación del pánico’ sufría gravísimas quemaduras; y en su nueva película, 'Morbius', interpreta a un bioquímico que se convierte en murciélago andante.

SU CUERPO ES UN YOYÓ

Ha experimentado sucesivos aumentos y pérdidas de peso radicales por exigencias del guion. Engordó 27 kilos para encarnar al asesino de John Lennon en ‘Chapter 27’, y perdió más de 15 para interpretar a un travesti enfermo de sida en 'Dallas Buyers Club', el personaje que le valió el Oscar –al parecer, perdió la estatuilla hace años–. A causa de esos vaivenes, sufre de gota crónica.

TIENE FORMAS EXTRAÑAS DE METERSE EN LOS PERSONAJES

Para encarnar a un heroinómano en ‘Réquiem por un sueño’, vivió en la calle durante meses. Para el rodaje de ‘Blade Runner 2049’, usó lentillas que le causaban ceguera. Mandó regalos de lo más perturbadores –una rata muerta, una cabeza de cerdo– a sus compañeros de reparto en ‘Escuadrón suicida’. Mientras filmaba 'La casa Gucci’, esnifó salsa 'arrabiata' para embeberse del estilo de vida italiano. Y en ningún momento dirigió la palabra a la actriz Anne Hathaway durante el rodaje de la serie que ambos acaban de estrenar, ‘WeCrashed’, sobre el ascenso y caída de la compañía de ‘coworking’ WeWork.

Leto (calvo), junto a Adam Driver y Lady Gaga, en 'La casa Gucci'.

MANTIENE CONTACTO ESTRECHO CON SUS FANS

En 2007, mientras interactuaba con el público en un concierto, acabó con la nariz rota. Tiempo después, uno de sus seguidores le mandó por correo una oreja humana, y Leto se hizo un collar con ella. En Instagram hay pruebas.

ESTÁ COMPROMETIDO CON VARIAS CAUSAS

Ha hecho campaña en defensa de los derechos de la comunidad LGTBI y la legalidad del matrimonio homosexual, y en contra del maltrato animal. Ha recaudado fondos para lugares afectados por desastres naturales o humanitarios –entre ellos Haití, país en el que vivió de niño y que en 2010 sufrió un terrible terremoto–, para músicos afectados por adicciones y para la lucha contra la diabetes infantil.

ES UN AVEZADO INVERSOR

Ha puesto dinero en empresas como Uber y Airbnb. Además, ha fundado una compañía que proporciona servicios exclusivos en conciertos y festivales, una firma especializada en marketing digital y una plataforma de ‘streaming’ para los conciertos de 30 Seconds to Mars y otras bandas.  

SU RELACIÓN CON LAS MUJERES ES TUMULTUOSA

Se lo ha relacionado sentimentalmente con celebridades como Cameron Diaz, Scarlett Johansson, Paris Hilton y Lindsay Lohan. Entretanto, numerosas mujeres lo han acusado de haber usado su posición de poder al frente de 30 Seconds to Mars para abusar sexualmente de ellas.

Compartir el artículo

stats