Retiran todo el césped del campo Iago Aspas, que pesa 130 toneladas y se tratará en Sevilla

La sustitución de la superficie de juego estará lista en 1,5 meses si el tiempo lo permite | La mayor parte del material se fundirá para reutilizarlo en otras estructuras

La retirada de las tiras de 18 metros. |   GONZALO NÚÑEZ

La retirada de las tiras de 18 metros. | GONZALO NÚÑEZ / Fran G. Sas

La obra de sustitución del césped artificial del campo de fútbol Iago Aspas Juncal-O Casal se aceleró de forma notable en las últimas horas, tras varios días de espera para el inicio de los trabajos. El propio domingo la empresa contratada por el Concello, Limonta Sport Ibérica SL, trabajó para aprovechar el tiempo seco e inició la retirada del césped, que siguió ayer y culminará mañana.

Toda la superficie del campo se cortó en tiras de 18 metros de largo por 1,80 de ancho, dando como resultado tres tiras en cada franja. La superficie total de césped retirado asciende a 6.500 metros cuadrados con un peso estimado de unos 20 kilos por metro cuadrado. Por lo tanto, todas las tiras enrolladas pesarán unas 130 toneladas y casi en su totalidad se trasladarán a una planta de tratamiento autorizado en Sevilla. Allí la intención es fundir el caucho y reutilizar todo lo que se pueda para minimizar la cantidad de residuos que se generen.

Los tramos de césped, enrollados, con la base del campo al descubierto. |   // GONZALO NÚÑEZ

Los tramos de césped, enrollados, con la base del campo al descubierto. / GONZALO NÚÑEZ

El césped que no se traslade a Sevilla se reutilizará en el propio municipio. Una parte para la zona de calentamiento de los jugadores suplentes y para el acceso superior en escaleras al propio campo de O Casal. Otras tiras se trasladarán para mejorar la seguridad de la pista de pump track del entorno y finalmente también completarán de césped artificial la zona de banquillos del campo de fútbol de A Granxa, en Domaio.

La empresa que se encarga del cambio espera completar los trabajos en 1,5 meses, aunque dependerá de las lluvias. Ademas, los trabajos incluyen la sustitución de los banquillos, de las redes parabalones de los fondos y del marcador electrónico. A mayores, ayer estaban reparando la cubierta de la grada para acabar con problemas como las filtraciones de agua. Se trata del primer gran lavado de cara del campo de O Casal desde su inauguración en el año 2009.

La inversión total asciende a 240.101,78 euros y las plantillas del CD Moaña se dividen, durante las obras, para disputar sus encuentros como locales en Santomé de Piñeiro (Marín) o Vilaboa. La presidenta, Estela Santomé, explica que la colaboración de las familias de los jugadores de la cantera “es excelente” comprendiendo este contratiempo.