Aplazado a enero el juicio del detenido en Moaña por la Policía Local de Cangas

La vista fue suspendida porque el exedil José Antepazo no fue notificado, cuando es testigo de la defensa | Sus acusaciones provocaron un enfrentamiento entre el jefe del cuerpo y la exalcaldesa

El exconcejal José Antonio Antepazo, a la derecha de la imagen, en un pleno. |   // GONZALO NÚÑEZ

El exconcejal José Antonio Antepazo, a la derecha de la imagen, en un pleno. | // GONZALO NÚÑEZ / Juan Calvo

El Penal 2 de Pontevedra se vio obligado a aplazar hasta el mes de enero el juicio donde se iban a dilucidar los hechos que el fiscal considera constitutivos de un delito de conducción temeraria y que provocaron un duro enfrentamiento entre el jefe de la Policía Local de Cangas y la que fuera la alcaldesa del municipio Victoria Portas, ahora edil de Alternativa dos Veciños (AV), en enero de 2022.

La propia Policía Local de Cangas había amagado con llevar al Juzgado al en ese momento concejal José Antonio Antepazo por las acusaciones que había vertido contra los efectivos de la Policía que habían intervenido en una actuación que acabó con una detención en el municipio limítrofe de Moaña. El edil hablaba de detención ilegal e incluso de conducción temeraria. El BNG, a través de la que fuera su portavoz, Mercedes Giráldez, se desmarcó de las acusaciones y la Policía esperó una rectificación del edil que no se produjo. Antepazo, en el citado pleno del mes de enero de 2022, el concejal nacionalista, en el turno de ruegos y preguntas señalaba que “pude ver por dos ocasiones, de noche_que la noche confunde a mucha gente_ dos actuaciones de la Policía Local de este Concello que dan miedo. Así, literalmente, miedo. Entonces pregunto: ¿quién controla a la Policía? Porque les puedo decir que en una de ellas incluso se pasó de los límites del Concello de Cangas al Concello de Moaña persiguiendo a un coche que iba fugado y después, en Moaña, consiguieron sacarlo de la carretera, echarlo de la carretera, y allí se montó la de dios es cristo. Se tumbaron en el suelo, lo sacaron a la fuerza del coche, lo esposaron, lo tiraron en la carretera... Bueno, la de dios, la de dios”, relataba Antepazo para asombro de todos en el pleno.

Este asunto llegó al juzgado. Tras la oportuna denuncia de la Policía, el fiscal calificó los hechos constitutivos de un delito de conducción temeraria, con el delito de lesiones por imprudencia grave. El fiscal señala en su escrito que el acusado circulaba a una excesiva velocidad por lo que los agentes de la Policía Local de Cangas procedieron a darle el alto con señales luminosas, ante lo que hizo caso omiso y se dio a la fuga impactando contra el espejo retrovisor del vehículo policial. “Inmediatamente se inició por los agentes su persecución, mientras el acusado seguía circulando a gran velocidad por la cale Gondomar, llegado al cruce con la calle Noria, en la que no realizó el ceda al paso y colisionó contra un turismo, que fue indemnizado por lo que renunció a acciones civiles o penales. El acusado reanudó la marcha en la avenida de Ourense y se saltó un stop, mientras alcanzaba una velocidad de 135 kilómetros/hora... Al llegar a la localidad de Moaña, el acusado perdió el neumático y continuó conduciendo dando bandazos, por lo que volvió a impactar contra el vehículo policial”. El fiscal asegura que el imputado conducía bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

La defensa pide la nulidad de las actuaciones. Asegura que se vulneraron los derechos de la defensa del acusado, el derecho a examinar las actuaciones con la debida antelación, que no se le dio traslado de los autos . Asegura que el relato de la Policía es escueto y ofrece determinados juicios de valor y considera que carecen de entidad suficiente para ser elevada a categoría de indicio racional de criminalidad. La defensa pone como testigo al que fuera concejal del BNG, José Antonio Antepazo, al que no se citó a declarar.