Detenido por un robo en Santa Marta y se le investiga por el asalto a una casa en Liméns

Entró de madrugada en un restaurante | La Policía sospecha que horas antes lo hizo en la vivienda con los dueños dentro, donde sustrajo un cuchillo de cocina de gran tamaño

Estado en el que quedo el local, todo revuelto.  | // FDV

Estado en el que quedo el local, todo revuelto. | // FDV / Juan Calvo

La Policía Local de Cangas detuvo alrededor de la 04.00 horas de ayer a un vecino de la localidad que había logrado entrar en un restaurante en Santa Marta. Se trata de A.F.V. con antecedentes penales y considerado como un hombre muy peligroso. De hecho mantuvo una actitud muy agresiva con los agentes que procedieron a su detención. También se investiga si el hombre está relacionado con la entrada en una casa en Liméns horas antes, con los dueños dentro, que no fueron atacados, pero de donde supuestamente se llevó un cuchillo de cocina que después apareció en su poder en el asalto al restaurante de Santa Marta. Esa misma tarde, la Policía Local de Cangas también lo denunció por consumo y tenencia de cannabis en Aldán.

Cerca de las 04.00 horas de ayer, la Policía Local recibió una llamada telefónica a través de la que se denunciaba a un hombre con la mirada perdida y que tenía la vista puesta fijamente en el restaurante y del que se dice que previamente rompió unos cristales. Cuando la patrulla llegó al mencionado restaurante observó que una de las ventanas estaba abierta con la persiana de seguridad levantada y aparentemente forzada, al tiempo que veía en su interior a un varón que estaba manipulando objetos.

Cuchillo encontrado al detenido en la espalda

Cuchillo de 20 centímetros de hoja encontrado al detenido en la espalda.

Debajo de la mencionada ventana, en el exterior, el varón había depositada varias bolsas con mercancía que, presuntamente, había sido sustraída del interior del local en las que había marisco (bogavantes, nécoras, almejas, navajas...), botellas de alcohol, diversos aparatos electrónicos (captadores de wifi, reloj de pared...) y algunas joyas. Los agentes encontraron a A.F.V. con sangre en sus manos y en el rostro. Portaba un cuchillo de cocina de grandes dimensiones escondido en la parte trasera de su cintura, metido entre el pantalón. Mostraba un comportamiento muy agresivo y tardó en acceder a que se le pusieran las esposas desde el exterior de la ventana. Cuando estaba ya fuera, la Policía Local comprobó que sangraba abundantemente por su pierna derecha a través de un corte de grandes dimensiones. Se le aplicó una cura y se llamó de forma urgente a una ambulancia.

El detenido portaba un pequeño bolso colgando, con estampado de leopardo, en cuyo interior se encontró un paquete de pañuelos, dos billetes en tamaño miniatura y de imitación de 150 euros, dos mecheros, un billete antiguo de 200 pesetas, cuatro anillos de bisutería y billetes de cinco euros y monedas por un importe de 93, 53 céntimos de euro.

La propietaria del local identificó los objetos robados. En la primera inspección ocular se pudo comprobar cómo el establecimiento estaba todo revuelto. A.F.V. fue trasladado a Povisa. Mientras es atendido, se le encontró en la zona genital, escondido en un bolso, en el que había billetes de 50 euros, siete de 20, tres billetes de 10 y ochenta y nueve billetes de 5 euros. En total, 910 euros. Los billetes estaban manchados de sangre. Permanece detenido en los calabozos de la Guardia Civil de Cangas, que colabora en el caso.