Proponen distinguir a título póstumo al fotógrafo Santoro y que se proteja su archivo

Un grupo de personas presentó ayer la solicitud al Concello de Cangas para que se inicie el expediente de Honores y Distinciones

Grupo de personas que impulsa en homenaje a Santoro. |

Grupo de personas que impulsa en homenaje a Santoro. | / Juan Calvo

Un grupo de personas iniciaron ayer el camino burocrático para rendir homenaje póstumo al fotógrafo Xosé María Pérez Santoro, fallecido en el año 2020, y al que la pandemia por COVID impidió hacerle el reconocimiento que se merece por su amplia trayectoria. Ayer, este grupo de personas, formado por el hijo del fallecido fotógrafo; Xosé Gago, José Luis Lorenzo (Colón), Borja Brun, Jesús Bermúdez (Caramuxo), Julio Santos y Camilo Camaño, presentaron ayer en el Concello de Cangas la solicitud para que se abra el pertinente expediente informativo que, si procede, dé lugar a un reconocimiento a título póstumo, según lo contemplado en el protocolo de Honores e Distincións del Concello de Cangas, así como la colocación de una placa conmemorativa en la fachada de la finca que fue su laboratorio y que está situada en el Eirado do Señal. No solo se quiere que el Concello de Cangas destaque la figura de este artista, que fue quien de “testemuñar gráficamente a vida de boa parte da cidadanía da nosa vila, as súa paisaxe, as súas costumes, as actividades cotías e acontecementos que se foron sucedendo ao largo da más de medio século”, sino también que alguna administración se haga cargo del ingente archivo fotográfico y el material que todavía queda en manos de la familia, como una exposición permanente.

Grupo de personas, reunidas en A Mangallona, que presentaron ayer ante el Concello la iniciativa. |   // S.A.

El fallecido fotógrafo Xosé María Pérez Santoro. | // S.A. / Juan Calvo

José María Pérez Santoro nació en Cangas en 1941. Según relata este grupo de personas que intentan recuperar la figura del fotógrafo, a los 18 años se traslada a Madrid y con los conocimientos que adquiere, tuvo el encargo de montar un laboratorio fotográfico para el Ejército del Aire, cuando cumplía el servicio militar en el destacamiento de la Aviación, en la localidad de Getafe. Al licenciarse, Santoro se matrícula en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde completa su formación artística. Durante su residencia en Madrid alterna los estudios con el trabajo en turnos de noche en estudios de grabación y laboratorios fotográfico que el productor de cine norteamericano Samuel Bronston tenía en Las Rozas.

Un hombre con una profunda inquietud creativa

En el relato que este grupo de personas realiza de la vida de Santoro, se advierte que es en 1965 cuando se establece en Cangas, en el bajo donde desarrollaría toda su actividad profesional y creativa durante toda su vida y que en la actualidad pertenece a la familia. “Ao cumprir 50 anos, Xosé María Pérez Santoro sufriu unha crisis profesional. Decide deixar a un lado a fotografía convencional e social para centrarse na creatividade artística, na compaña de Xosé Gago”.