Demografía de O Morrazo

Coiro y Darbo disparan su población, que cae en las parroquias de Tirán, Meira y Bueu

Las dos entidades que enlazan con el centro de Cangas suman 6.931 y 7.683 vecinos, respectivamente | Moaña concentra más densidad en su casco urbano | Beluso tiene 2.716 residentes y Cela, 1.815

Vista de la parte alta de Moaña y de la ocupación del espacio en el frente marítimo del entorno del muelle de A Mosqueira. |  MARTA G. BREA

Vista de la parte alta de Moaña y de la ocupación del espacio en el frente marítimo del entorno del muelle de A Mosqueira. | MARTA G. BREA / Fran G. Sas

El Instituto Galego de Estatística (IGE) hizo públicos esta semana los padrones oficiales de las distintas parroquias de Galicia. En la comarca queda cada vez más patente la diferencia entre aquellas hacia las que se expanden los núcleos urbanos de las villas y el resto. Así, Coiro y Darbo, en Cangas, cuyo territorio lleva años acogiendo el crecimiento del casco urbano, siguen disparando su población. Darbo, de hecho, se mantiene como la demarcación con más población de toda la comarca, sumando un total de 7.683 vecinos. Aunque solo son nueve más que hace un año, el crecimiento demográfico en Darbo es sostenido desde hace tiempo.

Mayor es la explosión en Coiro, que ganó la friolera de 104 vecinos en un año y suma ya 6.931 residentes, superando incluso al territorialmente pequeño centro de Cangas. Y es que la propia parroquia de Santiago de Cangas suma 6.834 habitantes. También está al alza con seis más en el último ejercicio.

Sin salir del municipio cangués, la cuarta parroquia en población es O Hío, con 2.951 vecinos, perdiendo un residente con respecto a los datos oficiales de hace un año. En un pueblo con tanto carácter se impone distribuir la población en sus diferentes barrios: Donón suma 152 vecinos; O Igrexario 730; Liméns 321; Nerga 501; Pinténs 269; Vilanova 359 y Vilariño 619. Llama la atención la pérdida de vecinos de Liméns (con 7 menos); Pinténs (con 6 menos) y Vilanova (con 6 menos). En el extremo contrario de O Hío se encuentra Vilariño, que sigue en crecimiento y ganó el último año 17 vecinos.

Aldán se mantiene como la parroquia con menos población de Cangas, aunque en los últimos 12 meses ha crecido en seis vecinos y suma en estos momentos 2.433 aldaneses. De ellos, Menduíña se destaca como el barrio más poblado con 491 residentes, seguido de Piñeiro con 472 y A Espiñeira con 455. San Cibrán suma 382 vecinos, Herbello 329 y Gandón sigue siendo la aldea más pequeña con 304 habitantes, aunque suponen nueve más que hace solo un año.

En lo que respecta al municipio de Moaña, concentra algunas de las entidades de población con mayor caída demográfica de la comarca. En el apartado más optimista está el centro de la villa –la parroquia de O Carme– en donde se registran 23 vecinos más hasta sumar 6.231, a lo que hay que sumar los 833 vecinos de las aldeas de Quintela y Sabaceda, entre las parroquias de O Carme y de San Martiño. Estos dos barrios tienen 10 vecinos menos que hace un año. En cuanto a la parroquia histórica de San Martiño, descendió en tres vecinos y suma 1.957.

Fuera del centro la mayor población se concentra en Tirán, hacia donde se extendió parte del casco urbano. Hay 4.466 vecinos en esta parroquia, en donde deben saltar las alarmas tras la caída de 29 ciudadanos en solo un año.

En Meira también se registra una pérdida demográfica importante. Hasta 14 vecinos menos se contabilizan este año. Son en total 3.927 los que están censados en alguno de los barrios de Meira. Los de Reibón, A Ribeira y A Moureira se destacan dentro de Meira con 911, 842 y 637 residentes respectivamente.

La entidad territorial más alejada del centro de Moaña es Domaio, en donde viven 2.047 vecinos, lo que supone 11 más que a comienzos de 2022. La inmensa mayoría, hasta 803, residen en Palmás. Le sigue Verdeal con 496 y Calvar con 360. En A Costa hay 243 vecinos, en la parte alta de San Lourenzo 94 y en Carballido 51.

Isla de Ons

En lo que respecta a Bueu, el centro urbano ganó dos habitantes y suma 3.969, mientras que las aldeas del rural dentro de la parroquia de San Martiño de Bueu suman 3.351 vecinos, con una fuerte caída de 20 censados.

Le sigue Beluso con 2.716 personas, tres más en un año; y Cela con 1.815 y un crecimiento de cuatro ciudadanos. En la aldea de Ermelo, en la parte alta, hay 67 habitantes, cuatro más que en 2022. Finalmente, en la icónica isla de Ons están censados en estos momentos 60 vecinos, que son dos menos.