Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alcaldesa admite que el Estado no rechazó la desafectacion de Ojea

Es la constestación que ofreción a la petición de documentación del POSE, la regidora local dice que no consta la negativa oficial

El grupo socialista de Cangas con el delegado de Zona Franca, David Regades. | // GONZALO NUÑEZ

Al día siguiente de que la alcaldesa de Cangas, Victoria Portas, convocara a la oposición municipal a una reunión para hablar de deterioro de las naves de Ojea, el PSOE recibe la contestación de la regidora local a sus preguntas relacionadas sobre el asunto. Y no, en el Concello de Cangas no hay constancia de documentación alguna sobre la supuesta negativa del Estado a la desafectación de las naves de Ojea. La respuesta deja un poco al descubierto al gobierno local y, sobre todo, al concejal de Urbanismo, Mariano Abalo, que fue el primer en lanzar que el Estado se negaba a la desafectación, sobre todo por el conflicto que mantiene con la Xunta de Galicia por la Ley de Costas. El gobierno autonómico también pelea por estos espacios en el litoral gallego. Cierto que nunca dijo Mariano Abalo que hubiera una respuesta oficial, sino que se traduce de las distintas conversaciones que mantuvo el gobierno local con la delegación provincial de Costas.

Así las cosas, el portavoz municipal del grupo socialista, Eugenio González, manifiesta que no acudirá a la reunión de portavoces del próximo martes, a las 13.00 horas convocada por la alcaldesa. Considera que no se dan las circunstancias y que como se puede comprobar no hay ningún documento que pruebe que el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico hubiese denegado al Concello de Cangas la posibilidad de desafectar las naves de Ojea. También recuerdan al gobierno local que en el mes de junio, la delegación provincial de Costas, en una reunión que sus representantes mantuvieron mediante conferencia con la alcaldesa de Cangas y el primer teniente de alcalde, Victoria Portas y Mariano Abalo, respectivamente . En ella se ofreció la posibilidad de una cesión, como un camino intermedio a la desafectación. Es decir, el Concello de Cangas podía hacer uso de las naves para asuntos socioculturales. Pero lo que no quedó claro es si esta cesión iba a suponer que el Concello se hiciera cargo de los gastos de mantenimiento de las naves industriales.

Compartir el artículo

stats