Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Poca uva en los viñedos de la arena de Donón

La vendimia se realizó en la mitad de tiempo de años anteriores

Un vecino arrojando uvas a la prensa en una bodega en Donón. GONZALO NUÑEZ

La uva vendimiada el martes, el miércoles ya se guarda en la bodega de Trinidad Figueroa, en Donón, donde el trabajo se realiza como hace muchos años. No hay alardes cosecheros ni ánimo en sacar más jugo a estas fincas de casi dos Hectáreas de extensión que se entierran en la arena de las dunas de Donón. Tal vez, por eso, la uva mengue su producción también año a año. Pero la calidad de este fruto, del que se saca vino blanco poco más que para venderlo en el restaurante familiar, es buena. No está dañada y los ataques de las velutinas este año no fueron tan ostentosos. Cierto que la sequía también ayudó a esta producción menor, de la que esperan sacar no más de 2.000 litros de vino blanco.

Vendimia en Donón. | // G.NÚÑEZ

Pocos racimos que cortar este año. Como casi siempre, la vendimia se realizó con los de casa y dos o tres vecinos que acuden a ayudar. Aquí no hubo problemas para encontrar gente que acudiese a trabajar en los viñedos, donde la paga que se ofrece, por lo general, no es atractiva. Pero aquí, en las viñas enterradas en la arena no preocupa esta situación. Sí lo hace los ataques de los jabalíes y las velutinas. Ambos animales son los principales enemigos de las viñas, aunque a este año se unió otro: el hombre. Comentan los trabajadores de las Fincas de Trinidad Figueroa que este año se notó que hubo gente que robó uvas, que era algo que se notaba perfectamente en el corte. Nunca antes habían comentado esta circunstancia. Comentaban ayer los vecinos de Donón que a fecha de 22 de septiembre todavía no se había producido ninguna batida y que había anunciada una para el fin de semana. El jabalí destroza el viñedo con saña, pero no parece esta vez tenga la culpa de la poca producción de uva.

En la prensa de la bodega. G.N.

Era la primera vendimia fuera ya de las protecciones que se fijaban en la COVID-19, aunque hubo quien trabajó aún con mascarilla. Ayer, ya estaba toda la uva seleccionada y en la bodega, lista para ser prensada, trabajo que se realizaba ayer por la tarde.

Compartir el artículo

stats