Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos alertan de nuevos vertidos en el Orxas con patos muertos y convocan una manifestación

Un camión cisterna limpiaba ayer el bombeo en el parque de Aldán y la concesionaria busca el origen de la contaminación | La concentración vecinal está prevista en la alameda el domingo para pedir responsabilidades

Imagen de esta semana del río, con dos aves muertas. Fdv

El río Orxas en Aldán sigue desembocando de color blanquecino a la ría y desprendiendo muy mal olor, en una situación que el Concello de Cangas no logrado revertir aumentando el mal estado de un río que siempre generó vertidos, pero eran puntuales, sobre todo cuando llovía y se aliviaba la red de saneamiento a su cauce dejando residuos fecales en la arena de la playa de San Cibrán. Pero ahora los vertidos aparecen sin que llueva y lo que está ocurriendo este mes de septiembre ha provocado que los vecinos digan basta. Los colectivos vecinales de la parroquia han convocado una concentración para este domingo, a las 11:30, en la alameda para exigir responsabilidades por los vertidos bajo el lema “Stop vertidos”.

Este mismo martes, la Asociación de Espiñeira, una de las más afectadas ya que aglutina al barrio en torno al muelle, mostraba una foto del río blanco con dos aves muertas, que identificaban como una pareja de la colonia de patos qe vive en el cauce. Aseguraban que era una vergüenza la situación y que desde el gobierno local se guardara silencio. La presidenta, Esperanza Santomé, le comunicó vía WhatsApp la problemática a la alcaldesa Victoria Portas, pero sigue sin respuesta. Ayer este periódico intentó también, sin éxito, recabar una valoración de la regidora sobre los trabajos que estuviera haciendo el Concello para corregir la situación.

Patos, ayer, en el cauce del río que seguía con aguas muy turbias. Gonzalo Núñez

Un camión cisterna de una empresa contratada estuvo por la mañana en el bombeo existente en la zona del parque para proceder a su limpieza, mediante succión a la cisterna. La empresa concesionaria del saneamiento, la UTE Gestión Cangas, estuvo también levantando el bombeo y, según las fuentes consultadas, sigue trabajando para ver si son capaces de encontrar el origen de estos vertidos. Con respecto a las aves muertas, niegan que fueran patos, como difundieron los vecinos, si no una gaviota que entró al cauce del río con la marea alta.

Un camión cisterna trabajando ayer en el bombeo del parque. Gonzalo Núñez

Hay que recordar que el lunes 12 de septiembre un vecino de Aldán denunció ante la Fiscalía de Pontevedra que su perro había muerto 12 horas después de haber bebido agua en el cauce del Orxas, cuando paseaban con el animal por el arenal. Era domingo por la mañana. Por la tarde, el perro, un rottweiler de nombre “Gotham” empezó a convulsionar y cuando fueron con él a la clínica veterinaria tenía 45 de temperatura. El equipo veterinario no pudo hacer nada por salvar la vida del perro, que falleció en la mañana del lunes. El propietario confirmaba ayer que los análisis de sangre dieron unos índices altos de fósforo y compuestos fosforados, que son contaminantes que se utilizan en el control de plagas herbicidas. El dueño de “Gotham” sigue esperando por los resultados del análisis de heces que le hicieron al perro, convencido de que murió por culpa del agua que bebió. Asegura que le comentaron que hace un año le pasó lo mismo a otro vecino con un perro pastor alemán: “Le hicieron análisis y el resultado fue muerte por contaminación”. En aquella ocasión acudieron el Seprona y el Concello “pero la cosa quedó en nada”.

Parece ser que este pasado lunes, el Seprona presentó una denuncia en el área de vertidos de Augas de Galicia y el martes nuevamente otra. El mismo camión cisterna que ayer estaba limpiando el bombeo también fue visto el viernes, lunes y martes, aseguran los vecinos que también vieron un coche de Tragsa y otro de la empresa subcontratada que realiza el trabajo para Augas de Galicia.

Concesionaria y Concello van a reunirse

La empresa concesionaria tiene previsto reunirse hoy con el Concello para valorar la situación de la contaminación de este río y a la vista de las denuncias que puedan registrarse por parte de personas afectadas, tanto del propietario del perro que denunció la muerte por beber en el río como de los negocios junto al cauce por el fuerte olor que desprende el agua. Por el momento Augas de Galicia también sigue guardando silencio desde que la semana pasada comunicara que abría expediente de sanción al Concello de Cangas como responsable de la red de saneamiento. El día 13, técnicos de la Xunta realizaron una inspección del tramo del río entre su salida a cielo abierto tras la canalización bajo la carretera de Bueu, hasta la playa de San Cibrán. La inspección constató que el río presentaba aspecto muy turbio y en varios puntos crecimiento de coloración blanquecina asociado a la existencia de aportes de residuales sin depurar. En la revisión de los tres aliviaderos observan vertido de residuales en el que está en la intersección de la rúa Bispo Cerviño con la carretera de Bueu.

Compartir el artículo

stats